Actualizado:
03 diciembre 2016
01:00

Calculan que la actuación en Rodes costará siete millones

El Ayuntamiento pide una subvención de dos millones a la Diputación, entre críticas de la oposición
Actualidad | 23-07-2016 | facebook yahoo twitter

El proyecto para convertir la manzana de la antigua fundición de Rodes en un parque tecnológico y cultural costará finalmente unos siete millones de euros, según la previsión que se recoge en la memoria existente. En un principio se realizó una aproximación que hablaba de cuatro millones de euros, si bien ahora se ha conocido este nuevo presupuesto, que incluye también el IVA.

Y es precisamente la financiación de este proyecto la que trajo críticas al gobierno municipal en el Pleno extraordinario celebrado el jueves, cuando se abordó la solicitud de inclusión de las obras de este proyecto en el Plan Provincial de Cooperación a las Obras y Servicios de Competencia Municipal para 2017, presentando una solicitud de ayuda por valor de dos millones de euros. Esta petición fue aprobada con los votos a favor de PSOE, Guanyar Alcoi y Compromís, y las abstenciones de Ciudadanos y PP.

Expediente tarde y con fallos

Cabe recordar que en el mes de abril trascendía la noticia de una reunión entre el alcalde de Alcoy, Toni Francés, y el presidente de la Diputación, César Sánchez, en la que la institución provincial adquiría el compromiso de destinar dos millones de euros al proyecto de Rodes, según se informó en su momento. Estos dos millones se repartirían al cincuenta por ciento en los próximos dos años. Sin embargo, en el Pleno se habló de que el máximo subvencionable por la Diputación dentro de este plan, atendiendo al tamaño de Alcoy, es del 45% de un millón de euros, lo que supondría un máximo de 450.000 euros, tal y como apuntaron los portavoces del PP, Rafa Miró, y de Guanyar Alcoi, Estefanía Blanes.

El alcalde aclaró que este plan disponía de dos líneas, y que una permitía una mayor financiación, por lo que sería en esa en la que se incluiría, a la vez que reiteró la buena voluntad del gobierno provincial. Sobre estas circunstancias, Toni Francés dejó constancia de que “alguien que cobra como asesor de la Diputación debería saberlo”, refiriéndose a Rafa Miró, quien salió al paso incidiendo en que “se dicen cosas que no son del todo ciertas”.

Además, desde la oposición se criticó el hecho de que el expediente estuviera disponible solo tres horas antes del Pleno, que la memoria valorada no tuviera fecha, ni nombre, ni firma, cuestiones que se resolvieron, pero que comportaron que Rafa Miró remarcara que “estamos ante otro caso de mala gestión del gobierno socialista, donde los expedientes salen deprisa y corriendo, haciendo que los funcionarios no puedan realizar su trabajo como querrían”. Por su parte, Estefanía Blanes incidió en que “no solo es en la gestión de los usos y contenidos de la isla de Rodes donde pensamos que se está actuando de forma nada organizada e improvisada, sino que aún surgen más dudas cuando hablamos de cómo financiaremos este proyecto si las subvenciones de las que estamos a la espera fallan. Necesitamos un plan b por si no recibimos tanto dinero como pensamos, y es preocupante que no se hayan planteado alternativas”.

O tecnológico o cultural

También sobre si se tiene derecho a la subvención solicitada y a los fallos en el expediente se refirió el portavoz de Compromís, David Abad, como también dejó constancia de que la propuesta existente no les gusta y esperan cambios en el proceso participativo, algo compartido por los diferentes grupos en la oposición. En un sentido similar se pronunció el portavoz de Ciudadanos, Jorge Sedano, quien habló de “precipitación” del gobierno y se refirió a las diferentes carencias.

El concejal de Territorio, Manolo Gomicia, felicitó a los técnicos por su trabajo y dejó constancia de que lo único que se trataba en el Pleno era la petición de subvención y que los usos están por definir, incidiendo en que existe un proceso de participación. En cualquier caso, la posibilidad de compartir tecnología y cultura no convence a la oposición, y mientras Guanyar Alcoi considera que debe centrarse en la cultura y que hay otros espacios para parque tecnológico, el resto de grupos en la oposición –Ciudadanos, PP y Compromís– piensan justo al contrario, que debe apostarse por la tecnología y buscar otros espacios próximos que poder destinar a la cultura.