Actualizado:
07 diciembre 2016
12:30
Mascotas | 12-07-2016 | facebook yahoo twitter

Coco, el perro que detecta las crisis epilépticas de un niño

La Universidad de Alicante desarrolla un proyecto de detección de crisis de epilepsia con perros

Solo en la provincia de Alicante hay más de 20.000 afectados por epilepsia de los cuales, alrededor del 80%, son niños de entre 0 y 9 años. Con el objeto de mejorar la autonomía, independencia y calidad de vida de enfermos y familiares, la Universidad de Alicante ha iniciado un pionero proyecto para la investigación del proceso de detección de crisis de epilepsia con perros.

Existen muchos estudios científicos, sobre todo desarrollados en Estados Unidos, que muestran que los animales de compañía reducen las arritmias cardiacas y la frecuencia de las crisis, factores relacionados con la muerte súbita en epilepsia. Además, los perros de alerta médica pueden anticiparse a una crisis entre 8 y 15 minutos antes de que se produzca, tiempo suficiente para evitar golpes, caídas y colocar al paciente en un lugar y posición seguros.

A pesar de las múltiples investigaciones, no existen datos clínicos que involucren a animales de compañía en epilepsia y faltan datos que demuestren claramente qué sustancia o sustancias presentes en los fluidos corporales de un paciente detecta un perro para anticiparse al ataque. En este marco, la Universidad de Alicante de la mano de un equipo multidisciplinar que cuenta con investigadores de química analítica, neurología, neurofisiología, psicología de la salud, comunicación y psicología social, enfermería, bioquímica y biología molecular, así como de expertos en adiestramiento, pretende buscar las moléculas marcadoras de las crisis de epilepsia.

“En muchos casos, pequeños cambios en el comportamiento o en el estado de ánimo de los pacientes pueden ser detectados por estos animales, pero la posibilidad de que los perros puedan sentir y responder ante cambios fisiológicos no se puede descartar.”, señala la directora del proyecto Mª Carmen Carretón, del Departamento de Comunicación y Psicología Social de la UA. “Puede que también detecten cambios moleculares por el olfato como ocurre en otras enfermedades como diabetes o cáncer. Dando por válida esta posibilidad de detección por olfato de moléculas presentes en fluidos corporales, el uso de biomarcadores hormonales abre una nueva posibilidad de entrenamiento de perros”, añade. Fases del proyecto

Junto con ACEA Adiestradores, única empresa de adiestramiento canino de España que certifica perros de alerta de crisis epilépticas, y el apoyo de Cruz Roja Alicante, la UA lleva un año trabajando en la investigación de los procesos de entrenamiento y los estudios científicos en torno al beneficio de los perros en personas con epilepsia.

Hace pocos días, ACEA ha recibido la certificación de “Coco” como perro de asistencia médica para detectar las crisis de epilepsia de Marc, niño afectado por el Síndrome de West. “La mejora de la calidad de vida del paciente y familiares que conviven con Coco es altísima, pero se trata de un proceso largo que necesita mucha dedicación por parte de la familia y del adiestrador durante alrededor de un año”, explica la directora. “En el caso de conocer bioquímicamente qué detecta el animal ante una crisis en los fluidos biológicos, el uso de una muestra de esa sustancia puede acelerar y garantizar el adiestramiento de los perros de alerta médica”, añade.

En estos momentos, los miembros del proyecto además de buscar financiación, están seleccionado a las familias participantes para recoger las muestras e identificar las hormonas que se modifican durante las crisis de epilepsia. Además, contemplan realizar pruebas diagnósticas de Video Electroencefalograma (Video-EEG) para comprobar que el perro marca la crisis antes de que se produzca y poder registrarla tanto clínica como eléctricamente. “De esta forma se puede demostrar científicamente la eficacia del adiestramiento, además de conocer el tiempo que transcurre entre el aviso del perro y la manifestación de la crisis”, aclara Mª Carmen Carretón.

El nostre ciutat