Actualizado:
10 diciembre 2016
21:04

Devesa: "Me he sentido el tonto del equipo"

El capitán habla de su ostracismo esta temporada con Palop
Deportes | 21-04-2016 | facebook yahoo twitter

En cualquier otro lugar cuestionar la figura del capitán, encima un futbolista con 200 partidos vistiendo esa camiseta y el valor añadido de ser el único canterano del equipo, hubiera sonado a pecado capital. Son los misterios de un club en el que parece que nunca pasa nada pero suceden muchas cosas. Devesa desconfía de que su situación vaya a cambiar y no descarta que detrás de la decisión de Palop hubiera una mano negra que ha manejado los hilos de su ostracismo.

–Es la primera vez que Devesa habla públicamente de una situación que nadie entiende. En primer lugar, ¿cómo te encuentras anímicamente?

–Bastante mal, llegué a estar bastante hundido psicológicamente porque no llegaba a entender lo que me estaba sucediendo. Entrenaba como el que más, ahí están los compañeros para corroborarlo, y la situación lejos de mejorar, empeoraba aún más. Nunca ha salido de mí un mal gesto o una mala cara, siempre buscaba el bien del equipo. Pero llega un momento que te cansas y estallas. Me pasó hace un mes. Veía que entrenaba bien, salía contento de los pocos minutos que me daban, tampoco a Mode le estaban saliendo las cosas, pero nada cambiaba. Llevo desde el partido del Espanyol, desde el 22 de diciembre, sin jugar como titular. Estamos a punto de cumplir una vuelta entera.

–¿Qué es lo que sucedió hace un mes?

–Fue a raíz del partido en casa del At. Baleares. Los minutos que jugué, me ví bien, incluso tuve una ocasión para marcar. Llegó el partido contra el Valencia B y pensé que si no jugaba ese día ya no lo iba a hacer más. Los compañeros también lo veían así. Ví la convocatoria y cuando miré que ni siquiera estaba en la lista, fue un palo tremendo. Me dije “soy el tonto del equipo” porque otro en mi situación, siendo uno de los capitanes y llevando tanto tiempo en la plantilla, no se hubiera callado y hubiera montado un cisma. Encima si ves que el equipo está bien, te callas y asumes el papel que te toca vivir, pero es que las cosas tampoco están saliendo como esperábamos. En el equipo van entrando y saliendo compañeros de la alineación mientras que yo llevo tres semanas sin estar convocado.

–¿Has intentado tener algún tipo de acercamiento con Palop para saber su punto de vista?

–Lo intenté hace tiempo, creo que fue en noviembre, cuando él dijo en la prensa que como capitán debía ser un ejemplo para el resto de compañeros. Después de aquello no he tenido ningún contacto con él ni tampoco con su cuerpo técnico. He preferido centrarme en mi trabajo que escuchar buenas palabras que sonaran a excusas. Personalmente me lo ha dicho todo poniéndome en el minuto 90 contra el Sabadell ganando 3-0 o en el 89 perdiendo 2-0 como sucedió en Badalona como si fuera un juvenil para darle minutos. Entendería ese cambio si faltaran cinco minutos y vamos venciendo 2-1 y el rival te está apretando, pero con el partido ya resuelto creo que es una falta de respeto y es algo que no entenderé nunca.

–¿Cómo te sientes en estos momentos?

–Si soy sincero, como el tonto del equipo al que dejan fuera cuando sobra alguien porque calla y nunca dice nada. Afortundamente están ahí los compañeros para darte ánimos, también la familia y los amigos. Sé que esto acabará, pero el daño ya está hecho. Son cinco años en el primer equipo, jugando más de 30 partidos, con distintos entrenadores y siempre con mucha competencia en mi puesto.

–¿Crees que detrás de la decisión de Palop de apartarte de la titularidad haya una mano negra que maneje los hilos por detrás?

–Llega un momento que dudas y lo piensas todo. Sí que es extraña la actitud del club, entre otras cosas porque no soy un recién llegado, pero me habría gustado que desde arriba hubiera existido otro trato. Me duele más ese silencio que el que guste más o menos a un entrenador. Recuerdo el año pasado con Óscar Cano que el presidente vino a hablar conmigo para que estuviera tranquilo. Es un detalle que esta vez he echado en falta.

–¿Te ves más fuera que dentro del Alcoyano después de tantos años?

–Lógicamente, cuando has jugado diez partidos, piensas que tu futuro pasa por otro club. Ahora mismo, en lo que único que pienso, es terminar la temporada de la mejor forma posible porque no tengo ninguna esperanza de que mi situación vaya cambiar en las próximas semanas. Quiero ir a un club donde me sienta valorado. No lo voy a tener fácil después de lo que me ha pasado esta temporada, pero tengo un cartel y confío que me sirva para encontrar un buen equipo.

–Tampoco las cosas a nivel de equipo están funcionando bien y la derrota en La Murta hace que el objetivo del play-off se haya puesto muy complicado, ¿cómo ves este final de temporada?

–Está claro que mientras hay vida debe haber esperanza, si bien la clasificación se ha puesto muy complicada. Quedan doce puntos por disputar y nosotros estamos a siete del cuarto clasificado. Deberían suceder muchas cosas en la cabeza y que nosotros ganásemos todos los partidos. Ahora mismo el objetivo pasa por asegurar la Copa, que para un club como el Alcoyano es una competición muy importante, y si viene algo más, perfecto y será bienvenido.