Actualizado:
06 diciembre 2016
13:10

El Economato de Cáritas atiende a 400 familias en Alcoy

Un total de 48 voluntarios colaboran para hacer posible este servicio
Actualidad | 22-08-2016 | facebook yahoo twitter

El economato de Cáritas de Alcoy abrió en 2010 con el objetivo de ayudar a las familias más necesitadas consiguiéndoles los productos básicos para vivir, tanto de alimentación como de higiene. Abre cada jueves durante todo el año.

Cuando estrenaron hace seis años, tenían pensado ayudar a unas 50 familias de Alcoy. Al paso de los años, esta cifra ha subido drásticamente aunque ahora empieza a estabilizarse. Según Rafael Tortosa, director del economato: “En 2014 teníamos que ayudar a unas 600 familias sin recursos, ahora en 2016, el número se ha reducido a unas 400, que son las que tenemos asignadas.” No sube la cantidad, que es lo que interesa, pero tampoco baja. El perfil más claro de familia que acude es el de gente marginada, normalmente extranjera, que se encuentra en riesgo de exclusión social y cuyos ingresos no llegan para comprar los productos. Aun así, Rafael explica que cada vez acuden más familias de clase media trabajadadora que han nacido en Alcoy. “Hoy en día, cualquiera puede acabar viniendo aquí”.

El grupo de personas que hace posible que cada jueves se repartan tantos alimentos, está formado por 48 voluntarios y destinan la mañana entera a descargar y preparar todos los productos en los estantes. En las estanterías del economato hay un total de 79 artículos diferentes, que se engloban en dos grupos: los no perecederos y los de higiene.

Es de vital importancia que se ofrezcan solo los productos que no caducan para que duren el máximo tiempo posible. Además, también son indispensables los productos de higiene, tanto personal como para la limpieza del hogar. Según Rafael Tortosa: “en lo que llevamos de semestre, se han repartido 83.000 litros y kilos de bebida y comida y, por ejemplo, solo de leche, se han repartido 25.000 litros.”

Procedimiento para optar al reparto

No todo el mundo puede acceder a los productos del economato ya que se sigue un estricto control. Las familias que quieran optar a los productos del economato deben pasar primero por una parroquia. Una vez allí, deben entregar su libro de familia y dar muestra de sus ingresos mensuales mediante alguna factura. Si en la parroquia consideran que dicha familia necesita la ayuda del economato, les darán un carnet que deberán entregar una vez allí. Hay dos tipos de carnet en función de los miembros de la familia o de los ingresos que tienen: los que pagan una parte y los que no. Si pagan, solamente será el 30% del valor del artículo y, si no pagan, tendrán una “E” de especial en su carnet que les permitirá abstenerse de pagar nada y será todo gratuito.

Además, cada semana regalan a todas las familias barras de pan por cortesía de varias panaderías de la ciudad, u otros productos que van cambiando semanalmente para variar un poco, como botes de olivas.