Actualizado:
07 diciembre 2016
10:27

El Miguel Hernández se convierte en pionero en incorporar alimentos ecológicos

‘Del camp a l’escola’ fomenta la sostenibilidad a través de los comedores escolares
Actualidad | 16-05-2016 | facebook yahoo twitter

El colegio Miguel Hernández es uno de los tres centros de la Comunidad Valenciana donde se está llevando a cabo, de forma piloto, un programa educativo denominado ‘Del camp a l’escola’, que pretende fomentar la sostenibilidad a través de la alimentación en los comedores escolares. El alcalde Toni Francés ha presentado esta semana el proyecto, acompañado de representantes de las instituciones implicadas: La Unió de Llauradors y el Grupo CAPS –grupo empresarial que desarrolla servicios para las administraciones públicas, empresas y particulares, entre ellas, el de comedor escolar–, con la colaboración de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) y Escola Valenciana.

‘Del camp a l’escola’ quiere impulsar la implantación de alimentos ecológicos y de proximidad en los comedores escolares. “Se trata de fomentar la educación de los menores a través de los alimentos y para ello se coordinarán todas las acciones necesarias para conseguir los objetivos y hacer partícipes a más instituciones”, destaca Jesús Molina, del Grupo CAPS.

El proyecto se lleva a cabo de forma piloto hasta junio en tres colegios de la Comunidad, uno de ellos el Miguel Hernández de Alcoy, con el objetivo de extender y ampliar este proyecto a más centros durante el próximo curso escolar. Octavi Giner, representante del comedor escolar del colegio alcoyano, explica que la experiencia está siendo muy positiva para los 230 alumnos que de media se quedan a comer en el colegio a diario. El centro, además, está realizando una serie de actividades complementarias en torno a los beneficios de la alimentación ecológica. Precisamente, el secretario general de La Unió, Ramón Mampel, hace hincapié en estos beneficios, no solo en lo que respecta a las ventajas de seguir una alimentación ecológica y por tanto, saludable, sino también a nivel de sostenibilidad ambiental, social y económica, que es el objetivo último del proyecto.

Por su parte, Toni Francés resalta que se haya elegido la ciudad de Alcoy como pionera en la aplicación del programa, al igual que recuerda que el Ayuntamiento viene trabajando en una línea de alimentación escolar saludable desde hace tres años que se extiende ya a 600 alumnos de 12 colegios alcoyanos.