Actualizado:
03 diciembre 2016
13:13

El innecesario SDDR. LUCÍA GRANADOS. Concejal del Grupo Municipal Ciudadanos de Alcoy

Multidifusion | 15-09-2016 | facebook yahoo twitter

La Consellera de Agricultura, quiere implantar en la Comunidad Valenciana el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de Envases (SDDR). El nuevo sistema (SDDR) consiste en una máquina traga-envases que deberá adquirir el comerciante para que los ciudadanos puedan reciclar arrojando los envases a dicha máquina.

Desde Ciudadanos, pensamos que el nuevo sistema presenta muchas dificultades a los ciudadanos en general y a los comerciantes y hosteleros en particular. Demasiadas cuestiones no están claras en este nuevo sistema que se presenta como la panacea, pero que en realidad sólo puede reciclar el 8% de los envases y que no puede sustituir al actual. El SDDR no reutiliza, recicla, exactamente como ahora.

Es por ello, que desde C’s nos preguntamos, ¿Qué necesidad tenemos de cambiar algo que funciona? ¿Por qué implantar un nuevo sistema que además no puede sustituir al actual? ¿Quién ha de vaciar las máquinas cuando estén llenas? ¿Tienen los pequeños comerciantes un lugar en sus tiendas para almacenar los envases? ¿Disponen los ciudadanos de más espacio en sus cocinas para otro cubo donde dejar los envases que reciclarán?

Las máquinas traga-envases, discriminan entre envases, ya que sólo aceptan los envases de agua, latas de refresco y cerveza, que estén en perfecto estado, dejando fuera al resto de envases.

Francia, Italia, Gran Bretaña, no lo han aceptado después de estudiar mucho sobre el nuevo sistema, y Holanda, está procediendo a su retirada. La mayoría de países del mundo, prefieren el sistema que tenemos actualmente en España.

Desde C’s pensamos que si realmente quieren que se recicle, que incrementen las campañas de concienciación, sensibilización, y educación medio-ambiental y que modifiquen las tasas para que aquellos ciudadanos que ya reciclan vean recompensado su esfuerzo.

Con el sistema (SDDR), es pagar por reciclar, porque de entrada se encarecerá en 10 céntimos la cesta de la compra, y el comerciante que quiera adquirir la máquina traga-envases, tendrá que desembolsar los 23.000€ que vale. Los valencianos no merecemos pagar más por reciclar, y además diversos estudios avalan que durante el año 2015, 146.964 toneladas de envases fueron recicladas y no terminaron en un vertedero. Por ultimo, decir que hay estudios que sitúan Alcoy como cuidad de más de 50.000 habitantes de la Comunidad Valenciana, como una de la que más envases recicla.

Para C’s, el objetivo no es ambiental sino que esconde claramente una operación comercial. Hay ya un rechazo explícito por parte de la Cámara de Comercio y de la Asociación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad. Existen además informes en contra del sistema de la Universidad de Alicante y de la de Alcalá de Henares.

Como conclusión decir que este es el precio que el presidente Puig tiene que pagar a sus socios de gobierno independentistas y que esto es un ejemplo más de lo que pasa cuando gobierna el tripartito