Actualizado:
09 diciembre 2016
16:54
Dany Vilaplana

Fin de fiesta

| 15-06-2016 | facebook twitter

Desde el domingo hacia el mediodía el deporte alcoyano bajó el telón de la temporada. Queda por disputar dentro de dos semanas las 24 Horas que organiza la Liga Comarcal de Fútbol Sala y la celebración en nuestra ciudad del Campeonato de España de patinaje artístico en la categoría juvenil el primer fin de semana de julio, pero oficialmente se colgó el cartel de cerrado por vacaciones.

Y lo hizo con el Esport en 3D, el tradicional fin de fiesta que hasta no hace mucho era el gran orgullo de nuestro deporte, el espejo en el que se miraban muchas ciudades de nuestro alrededor, pero que de un tiempo a esta parte se había convertido en la patata caliente que quemaba en las manos del político de turno que veía más un quebradero de cabeza, una forma de desprestigiar su gestión, que una manera de colgarse medallas y presumir porque la fórmula existosa de antaño había pasado al cajón del olvido en la era de la tecnología e inmediatez de la información.

Después de unas ediciones de dar tumbos hacia ninguna parte, con momentos surrealistas como aquellas primeras ediciones del 3D tras desterrar la denominación de 24 Horas con stands a la entrada del polideportivo que convirtieron lo que tendría que ser una fiesta deportiva en una especie de mercadillo de domingo por la mañana.

Había que dar con la tecla para mezclar deporte de adultos con escolar, una fórmula con la que parece haber dado Alberto Belda en su estreno como concejal en el 3D. Hemos visto un final de fiesta más ponderado que otras veces, el cual abre la puerta hacia otro escenario hasta ahora no visto. La decisión de prolongar el horario nocturno del viernes a colectivos como los de fútbol y fútbol sala ha permitido que los torneos escolares alargaran su actividad hasta el sábado por la tarde y que el desenlace de sus competiciones fuera en hora punta. De esta manera se pudo ver todas las instalaciones repletas de actividad y con público en momentos donde otros años se registraban vacíos que deslucían la actividad.