Actualizado:
03 diciembre 2016
13:13
Rafa Miró

“Fum de canyot”

| 07-03-2016 | facebook twitter

Como ya viene siendo habitual, el pleno de febrero tampoco nos ha traído ninguna alegría en forma de solución a los múltiples problemas de nuestra ciudad. A falta de asuntos de gestión, este pleno sí que deparó algún debate interesante a propuesta de los grupos de la oposición. Pero señores, sólo de política no vive una ciudad. En el debate político destacaron tres asuntos:

La preocupación compartida por la defensa del medio ambiente y la sostenibilidad. La ya recurrente discusión sobre la idoneidad de las mancomunidades. Y la política que está aplicando la nueva Generalitat PSOE-Compromís con asuntos como el cierre de las oficinas del IVAJ en nuestra ciudad.

Respecto a la defensa del medio ambiente y el desarrollo sostenible, se aprobó una declaración institucional que demuestra que TODOS, y no sólo unos cuantos, como intentan hacer ver algunos, estamos preocupados por estos asuntos. Y digo esto porque el grupo Guanyar Alcoi intentó abanderar a través de una moción el fomento de las energías renovables. Pero lo hizo con un planteamiento tan forzado, con el fin de querer aparentar que son los únicos que se preocupan por NUESTRO medio ambiente, el de todos, que no tuvieron más remedio que retirar la moción.

Una lástima. A veces los protagonismos perjudican al interés general, y de eso la izquierda sabe mucho. De las intervenciones destacaría las dudas legales que el representante del PP Edu Tormo planteó sobre la propuesta que hacía Guanyar Alcoi (que una vez más demuestran que tienen diferentes varas de medir la legalidad dependiendo de a quien afecte), la despolitización del medio ambiente hecha por Jorge Sedano, dejando muy claro que el medio ambiente no es de derechas ni de izquierdas y la intervención de Manolo Gomicia, que con la naturalidad que le caracteriza “no acababa de pillar por donde iba la moción”.

El debate sobre las mancomunidades surge a raíz de una moción presentada por Compromís sobre la recogida de animales. Una vez más se demuestra el interés de la izquierda por llenar de contenido unas estructuras, sobre todo la del Alcoià-Comtat, que se creó antes de surgir la necesidad y que lleva cuatro años gastando recursos sin tener un objetivo claro. Un tema como el de la recogida de animales, en el que todos de nuevo estamos de acuerdo, pero que la izquierda intenta vestir de mancomunidad cuando sería todo mucho más simple con un convenio de colaboración entre todos los municipios interesados y punto.

Y el debate sobre la conveniencia de mancomunar servicios se alargó cuando se trató la moción del PP sobre el cierre de las oficinas del IVAJ efectuado por el gobierno PSOE-Compromís en la Generalitat dejando sin servicio a los jóvenes de nuestra comarca. Nacho Palmer en su intervención aludió a la disparidad de criterios cuando el “nuevo modelo” de oficinas que plantea el Consell parece ser que tendrá un ámbito local y no comarcal (mancomunado) como tenía hasta ahora. Y digo que parece ser porque aquí nadie informa de nada. Una vez más todo apunta a que se trata de una nueva improvisación del nuevo gobierno valenciano.

El cierre de las oficinas del IVAJ, al margen de dejar sin servicio a nuestros jóvenes tiene otras connotaciones. ¿Se trata de un recorte de esos que tanto criticaba la izquierda cuando gobernaba el PP la Generalitat? ¿Donde están todas esas personas que se manifestaban cada vez que los gobiernos del PP aplicaban algún ajuste para adaptarse a la nueva coyuntura económica? ¿Se trata de una nueva medida en la que la Generalitat se quita de encima sus obligaciones para ahogar todavía más a los ayuntamientos como en el caso e los programas xarxa-llibres o pobreza energética? Lo que está claro es que es una medida que a nadie satisface en Alcoy y que el propio David Abad, de Compromís, reconoció que “hubiese hecho de otra forma”.

Termino este resumen del pleno con unos breves apuntes, dos buenos y uno malo. Primero los buenos: El concejal de deportes Alberto Belda anunció la reforma de los vestuarios de la pista de atletismo del polideportivo Francisco Laporta y el concejal de fiestas Raúl Llopis anunció que se iba a redactar un reglamento para regular el sistema de venta de la sillas de fiestas.

La mala noticia es que la nueva estrategia del gobierno socialista consiste en no dar plazos para no equivocarse, como así han manifestado ya en diferentes ocasiones tanto el portavoz Jordi Martínez como Alberto Belda o Manolo Gomicia, con lo que todo hace pensar en que estas dos buenas noticias se convertirán una vez más en “fum de canyot”, expresión alcoyana utilizada por el señor Sanfrancisco en el pleno y que define magistralmente la gestión del gobierno socialista en los últimos años.