Actualizado:
11 diciembre 2016
08:55

La gestión de la limpieza: municipalizar, sí o no. PARTIDO POPULAR DE COCENTAINA

Multidifusion | 28-09-2016 | facebook yahoo twitter

La gestión de la limpieza de Cocentaina es un asunto muy sensible para todos sus vecinos y más si cabe en la época estival en la cual se multiplican las incidencias de toda índole, desde las quejas por olores, la eficacia, la utilización de determinadas zonas como pequeños ecoparques o la proliferación de animales proclives a las basuras copan titulares y artículos de oponión.

En paralelo a esta situación, surge el debate de municipalizar o no este servicio bajo el axioma de que resultara más económico y se prestara mejor. Veamos; el gasto que comporta el contrato de basuras en Cocentaina es el de mayor importe, con diferencia, de todos los existentes. Supone un coste en el capítulo correspondiente a “Servicio de Recogida y Transporte de Residuos” superior a los 500.000 euros más otro importe, para el tratamiento de los mismos; superior a 200.000 euros. Municipalizar el servicio de limpieza supondría que todos los costes de mantenimiento recaerían sobre los contribuyentes y no sobre la empresa concesionaria. Pero sobretodo, significaría cerrar las puertas a nuevas empresas que pueden prestar un servicio más óptimo a un menor coste y por lo tanto, retrasar los incentivos para innovar en un sector que para la izquierda, debe estar monopolizado (en términos de prestación, no de titularidad) por la administración.

El Partido Popular de Cocentaina ha defendido siempre que, dada la importancia económica del mismo, por una parte, y las pocas o nulas experiencias que son satisfactorias cuando se ha municipalizado este servicio, por otra, la gestión más óptima es la de concertar el pliego de condiciones que sea más adecuado a las necesidades actuales de nuestra localidad. El concurso de empresas privadas que compiten entre ellas por ofrecer los mejores servicios a la administración pública debería dejar de criminalizarse por parte de los que solo creen en lo que pasa por las manos de los políticos (y no por ello es más “público”).

Ahora estamos a tiempo de iniciar el proceso con las debidas garantías y no podemos dejar pasar otro año más sin la actualización del pliego y su salida a concurso público para optar por la mejor oferta, el dejar pasar el tiempo para después decir que no tenemos el suficiente no es escusa por segunda vez.