Actualizado:
09 diciembre 2016
16:54
Paco Bustos

Los padres en el fútbol base, ¿solución o problema?

| 26-09-2016 | facebook twitter

El mundo que rodea al deporte base lo conozco muy bien por el tiempo que estuve al frente del deporte local, fueron muchos años los que junto a un grupo de colaboradores estupendos estuvimos organizándolo en nuestra ciudad. Por este motivo, con la experiencia adquirida, puesto que pasamos muchas horas en los campos y pistas polideportivas hablando y dialogando con los padres y lo que estoy viendo en esta nueva etapa, estas son algunas conclusiones que puedo sacar sobre sus formas de proceder en el ámbito del fútbol base y que, por tanto, podemos comentar en este escrito.

Tenemos que reconocer que los padres son una parte muy importante del engranaje organizativo del deporte. Ellos son admirables, atentos, ayudan y colaboran, “pagan las cuotas”, hacen de delegados, ayudan a los entrenadores en ocasiones, suben a sus hijos a los entrenamientos, los llevan a los desplazamientos cuando los chicos juega fuera de casa, sufren las inclemencias del tiempo junto a sus hijos y los entrenadores, que muchas veces son duras en los campos del Serpis, calor, frio, lluvia etc., todo esto sin perder ni un ápice de aguante e ilusión. Pero qué duda cabe, que toda esta dedicación la hacen por sus hijos, a los que quieren ver crecer en un ambiente deportivo y de convivencia con otros jóvenes de sus mismas edades. Desde que empezamos esta andadura, en numerosas ocasiones hemos comentado en las reuniones mantenidas con los padres la filosofía deportiva por la que se rige la actual Fundación del CD Alcoyano SAD, siendo esta la misma que pueda tener un colegio, ya que consta de un ideario deportivo y es por este ideario por el qué tienen que traer a sus hijos a nuestra entidad si están de acuerdo con él.

A ningún padre se le ocurriría entrar en la clase de lengua para ver cómo el profesor imparte su asignatura, ni decirle al director del colegio que si su hijo no va con determinado profesor lo retira del mismo, o que si los cuatro amigos no van juntos como un pack a 2º de secundaria, ya que estos se conocen desde la guardería, lo cambian de colegio. Si todo esto es impensable que los padres lo hagan o lo planteen en el colegio, ¿por qué lo plantean y lo exigen en un club de fútbol?, sencillamente porque la entidad lo consiente, porque no hay bases claras en los idearios deportivos y pedagógicos que tienen, ni criterios claros de funcionamiento de la entidad. Como nosotros consideramos que nuestro ideario si cumple con estos requisitos, todas estas exigencias no las vamos a consentir en la Fundación. Los padres, a nuestro entender, tienen que inscribir a sus hijos en la Fundación del CD Alcoyano SAD, porque están de acuerdo en nuestra forma de proceder y por la política deportiva y pedagógica que impartimos en esta entidad, en definitiva, los padres deben saber que en el Alcoyano, sus hijos van a recibir los mejores métodos de enseñanza deportiva, tal y como se enseñan en las mejores escuelas de fútbol.

En esta temporada 2016/17, muchos de nuestros entrenadores y técnicos son jóvenes y licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Lógicamente, los entrenadores del fútbol base suelen ser mucho más jóvenes que los padres y por ello, estos se atreven a opinar y criticar en ocasiones algunas cuestiones de las que realizan con frases como “a mí que me vas a decir tú, si yo a tu edad ya tenía mucha más experiencia en esto del fútbol”. A menudo, hay que decirles a los padres, que de la misma manera que cuando llegan al colegio dejan a sus hijos en la puerta del centro y no entran a sentarse en sus clases para ver cómo el profesor imparte la docencia, en los entrenamientos y partidos debería de dejar que el entrenador ejerciera sus funciones con total libertad, dejando así a sus chicos tranquilos y no desviar su atención colocándose en un lateral del campo a hacer de segundos entrenadores.

Por eso no es de extrañar que los padres cuenten los goles y cronometren los minutos que juega cada niño. Además, los padres de los jugadores del equipo se suelen juntar y eso potencia el que toda la conversación gire en torno a los hijos y al entrenamiento o partido de turno y como lo ha planteado su entrenador, cosa que no está mal mientras que ir a ver a sus hijos no interfiera en los planteamientos y criterios deportivos del entrenador. A nosotros siempre nos alegra verles, que animen a sus hijos y comentar con ellos temas de la entidad, siempre y cuando se mantengan en su papel de padres. Algunos padres tienen la tendencia de que cuando se gana 5-0, el resultado es fruto del buen hacer de su hijo, resaltando así lo fundamental que ha sido para el triunfo del equipo. Si el resultado es al contrario, la culpa, habitualmente, siempre recae en el entrenador y suelen decir que la derrota es por haber dejado en el banquillo a su hijo, que este es uno de los mejores, que lo han sacado cuando ya no hay tiempo de remontar el partido, o que el encuentro simplemente no estaba bien planteado por el entrenador.

Lo que ya no es muy razonable, es cuando los padres alegan que el equipo está descompensado, porque quieren que en el grupo donde juega su hijo, estén los mejores en vez de compensar el resto de equipos de las mismas edades, para que todos tengan las mismas posibilidades de jugar y disfrutar. Todo esto se dice desde el más puro desconocimiento del trabajo de campo que previamente han realizado los técnicos de la entidad a la hora de confeccionar los equipos, para que todos estén compensados en todas sus posiciones, incluida la portería.

En el fútbol 8, muchos desconocen que están todos los chicos en un proceso de aprendizaje, si bien es cierto que hay jóvenes que destacan unos más que otros, pero esto es lo bueno de una escuela deportiva, que todos son diferentes, cada uno con sus fortalezas y debilidades, pero todos parten de una misma base, la edad, y es por este criterio por el que se tienen que confeccionar los grupos para poder afrontar, por tanto, el partido en las mejores condiciones deportivas.

Por todo esto consideramos que las actitudes de los padres son mucho más importantes en estas edades, en tanto que los chicos están en proceso de maduración. Una mala actitud provoca por regla general, que un alto porcentaje de jóvenes con posibilidades en el mundo del fútbol se eche a perder, las precipitaciones ante ofertas tentadoras de irse a un club superior sin que el chico haya alcanzado la madurez física y deportiva, puede precipitar a que fracase en su proyección deportiva o ralentizarla. Los padres no pueden ver a sus hijos como una caja registradora, si no como un joven que quiere divertirse, jugar con sus compañeros de equipo y ser feliz.

Algunos padres aún no han entendido que en esta nueva etapa de la Fundación del CD Alcoyano han empezado a cambiar algunas cosas. La Fundación tiene un ideario deportivo muy claro y definido, los padres deben saber a estas alturas de la nueva temporada que si traen a sus hijos a la Fundación, es porque están de acuerdo en la clase de educación deportiva que se imparte por nuestra organización.

Por todo esto, evidentemente para que haya colaboración tiene que existir comunicación previa entre los padres y la entidad, y la forma más importante de comunicarse son las reuniones, así como, las nuevas tecnologías, Whatsapp, e-mail etc, hacen que las notificaciones a los padres que realmente son importante sean inmediatas. En la actualidad contamos con aproximadamente 225 chicos de diferentes edades, esto supone que hay 450 padres y madres, todos ellos no pueden ser un obstáculo, sino que tienen que formar parte de las soluciones, puesto que todos buscamos los mismos fines y objetivos, que los chicos disfruten jugando al futbol y verles crecer felices.

Finalmente comentar, que nos gustaría que muchas cosas empezaran a cambiar en el fútbol base y que los padres y los clubs encontráramos ese punto de encuentro, que empecemos a ver que solo hay una enseñanza, sea escolar o deportiva, que todas son importantes en su justa medida y que las dos son igual de esenciales para la evolución y crecimiento de nuestros chicos. Por todo esto, empecemos a respetarlas, valóralas y admiremos el trabajo de los entrenadores.

Y como se suele decir en el cine: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

*Paco Bustos es presidente de la Fundación del CD Alcoyano SAD