Actualizado:
07 diciembre 2016
10:27

Naves de La Beniata: la demolición que no llega

La empresa adjudicataria decidió aplazar las obras al lunes
Actualidad | 27-08-2016 | facebook yahoo twitter

El Ayuntamiento anunció el jueves que ayer viernes iba a iniciarse el derribo de la extinta Maquinaria Ceres, en la Beniata. El anunció fue aplaudido por los vecinos, que llevan año y medio denunciando el peligro que entrañan las naves en ruina. Creían que por fin habían escuchado sus súplicas, pero finalmente tendrán que esperar al lunes. ¿O no?

En los últimos meses se han sucedido las notas de prensa: ‘Aprobada la demolición de Ceres’, ‘Licitada la demolición de Ceres’, ‘Adjudicada la demolición de Ceres’, ‘Inminente inicio de la demolición de Ceres’... Y ya la última, el pasado jueves: ‘Mañana empieza la demolición de Ceres’. Parecía que nunca iba a llegar pero ayer por fin iba a ser el día señalado. Nada más lejos de la realidad. La comunicación rectificando la nota del día anterior nunca llegó, pero el concejal de Urbanismo, Manolo Gomicia, informaba a primera hora de ayer viernes que los trabajos no iban a empezar hasta el lunes, y de nuevo son las fiestas de la localidad de la empesa adjudicataria del derribo, Esdal SL, las culpables de este nuevo contratiempo, como sucedió con la paralización de las obras de País Valencià.

El gobierno municipal ha reconocido en todo momento la urgencia de la actuación, ya no solo por el peligro de derrumbe de las naves que tanto preocupa a los vecinos de la zona. Y es que en estos momentos, con el puente Fernando Reig Cortado, corre todavía más prisa habilitar cuanto antes el carril cortado al tráfico en abril de 2015 tras producirse unos desprendimientos.

Pero este proyecto de demolición ha tenido que salvar numerosos obstáculos desde que se planteó y veremos si todavía no han terminado los problemas. Primero, parte de las naves eran propiedad de la Generalitat, a quien el Ayuntamiento requirió que actuara con premura, pero esta hizo caso omiso llegando a acumular varias multas. Luego está el tema del amianto que contienen los edificios y que requieren un tratamiento especial para su retirada, un trámite que ha hecho que el proyecto se demore más aún.

La demolición cuenta con un mes de plazo, a contar desde el lunes, si es que finalmente empiezan las obras. Desde Guanyar Alcoi acusan al gobierno de “alarmar” a la población no siendo “transparentes” con la información y los plazos.