Actualizado:
07 diciembre 2016
12:30
Dany Vilaplana

Paciencia y una caña

| 31-08-2016 | facebook twitter

Menudo bajón el empate del domingo. Parecía que el Alcoyano iba a derrotar al Cornellà casi sin saltar al campo, y en esta categoría nadie gana con la gorra ni mucho menos. De los nueve partidos que se jugaron el domingo –el Lleida-At. Levante está aplazado–, solo hubo tres victorias caseras. El resto, tres empates y tres victorias, entre ellas las del Barça B de Alfaro en el Rico Pérez. El onubense ha ganado en sus tres visitas al campo del Hércules, menuda estadística. Si el Alcoyano hubiera sido un desastre en la primera hora del partido, ahora estaríamos festejando el empate y diríamos que le pesaron los nervios del debut, pero que fue de menos a más y terminó gustando. Pero pasó justo lo contrario, que firmó una hora donde hizo muchas cosas bien, algunas rozando el excelente, pero al que le tembló el pulso cuando el partido se le puso otra vez de cara tras el jarro de agua fría que supuso el gol en contra a un minuto del descanso.

Cuando el equipo necesitó algo más, no lo encontró. No sabemos bien si porque Seligrat no acertó en los cambios o porque en esta plantilla hay doce o trece jugadores de nivel, pero cuando las cosas se complican o se busca ese futbolista que sea capaz de cargarse el equipo a la espalda, no lo tiene como se vio ante el Cornellà. Con las revoluciones altas, el Alcoyano siempre supo lo que hacer, en el momento que tocó cambiar el paso, buscar el balón y madurar el partido, el equipo se perdió, fue víctima de su propia obsesión. Quizás sea una reflexión de aquí a mañana (miércoles) que se cierra el mercado de fichajes.

También es cierto que el Alcoyano ahora mismo es un equipo en construcción, en el que varias piezas importantes han llegado tarde durante la pretemporada. No es ni mucho menos un equipo como el Cornellà, que vino con un once cuajado y que lleva mucho tiempo jugando juntos, casi de memoria. Eso aún no pasa en el Alcoyano. Habrá que dar tiempo al tiempo y tener paciencia.

Dos buenas noticias: el sensacional momento de forma de Marc Martínez y que David Torres ya tiene su primer golito.