Actualizado:
10 diciembre 2016
13:35

Piden vigilancia policial tras un nuevo supuesto caso de envenenamiento de un perro

Un grupo de simpatizantes de la Protectora se ha movilizado y recoge firmas
Actualidad | 14-07-2016 | facebook yahoo twitter

De nuevo un perro ha muerto envenenado, presuntamente, en Alcoy y el caso ha desatado todas las alarmas entre los propietarios de mascotas. Tanto que un grupo de simpatizantes de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de la ciudad se ha movilizado, y recogen firmas pidiendo más vigilancia policial en las zonas habilitadas para perros.

El supuesto caso de envenenamiento ocurrió hace unos días en el parque del Barranquet de Soler, donde existe un recinto destinado a los canes. Rápidamente, la noticia corrió como la pólvora a través de las redes sociales, alertando al resto de usuarios de la zona para perros, que al parecer es muy frecuentada por propietarios del barrio de Santa Rosa y el Ensanche.

No es la primera vez que se denuncia un posible envenenamiento en Alcoy y esta vez los simpatizantes de la Protectora se han movilizado solicitando vigilancia a través de la plataforma Change.org, desde donde recaban apoyos para trasladar una petición formal al Ayuntamiento de Alcoy y más concretamente, a la concejalía de Medio Ambiente. La petición se encuentra en el siguiente enlace: https://www.change.org/p/ayuntamien...

SEÑAL POLÉMICA

Por otro lado, en los últimos días también se ha suscitado cierta polémica por la colocación de una placa de ’Prohibido mascotas’ en la calle Fernando el Católico, en la Zona Norte. Desde el Ayuntamiento, el concejal Jordi Martínez (Medio ambiente), ha explicado que la placa fue solicitada por el Partido Popular porque en la zona proliferan los excrementos de perros y llama a la tranquilidad de los vecinos: "Se ha utilizado el mismo modelo de placa que en los parques infantiles, donde está prohibido la entrada de mascotas; aquí no es que esté prohibido que circulen por la calle, sino que los propietarios deben aplicar el sentido común y cumplir con la ordenanza de tenencia de animales y recoger los excrementos de sus perros, ha sido una forma de llamar la atención y de pedir el civismo de los ciudadanos", aclara el edil.