Actualizado:
09 diciembre 2016
19:43

Podemos sin los bancos, Podemos con la gente. VICENTA JIMÉNEZ. Senadora alcoyana por Podemos

Multidifusion | 16-11-2016 | facebook yahoo twitter

La transparencia y la financiación a través de microcréditos de los simpatizantes es uno de los elementos que hacen singular a Podemos. Las colaboraciones, los crowdfundings y los microcréditos son herramientas de financiación innovadoras y participativas inspiradas en los valores de la economía colaborativa, que convierten a la ciudadanía en copartícipe de la financiación de los proyectos. Esto, unido a una austeridad en el gasto, convierte a la formación en el partido que más votos obtiene por cada euro invertido en cada campaña.

Gracias a más de 12.000 aportaciones ciudadanas, Podemos reunió 2,8 millones de euros. Esto nos permitió una vez más afrontar unos comicios sin recurrir a créditos bancarios como hacen todos los grandes partidos que concurren a las elecciones. Contabilizando todas las elecciones, Podemos ha recaudado 6.187.900 euros con las aportaciones de 25.396 personas, lo cual supone una media de 243 euros por cada préstamo ciudadano.

A penas ha obtenido la subvención del Ministerio del Interior por los resultados obtenidos, Podemos ha devuelto a la gente los microcréditos de las campañas autonómicas y el 20D. Queda pendiente la devolución de los 1.233.900 euros recibidos a través de microcréditos para la campaña del 26J, puesto que el Estado todavía no ha pagado a los partidos la subvención correspondiente. La devolución de este paquete de microcréditos está prevista para el segundo trimestre de 2017

Estas características confieren a Podemos un rango diferencial respecto al resto de partidos y lo convierten en un elemento extraño en el sistema, díscolo, que no se deja embridar fácilmente.

A la vez, esta independencia de Podemos respecto a los grandes poderes financieros y mediáticos lo ha convertido en blanco de ataques que a menudo han querido ensuciar esta solvencia relacionando la financiación del partido con turbios intereses. Cómo no podía ser de otro modo, uno tras otro todas esas acusaciones han sido rechazadas y en mes de dios ocasiones el Tribunal Supremo ha archivado o no ha admitido las denuncias. Por otro lado, conviene remarcar que el modelo de financiación y transparencia de Podemos ha sido reconocido por varios organismos internacionales como el Instituto para la Asistencia Electoral y la Democracia (organismo observador permanente en la ONU) o el observatorio electoral de la OSCE.