Actualizado:
03 diciembre 2016
01:00

Problemas logísticos retrasan la demolición de las naves de La Beniata

Se está derribando una vivienda aneja al antiguo conjunto fabril
Actualidad | 30-08-2016 | facebook yahoo twitter

Aún no ha llegado la hora para las naves en ruina de la Beniata. Ayer entraron las máquinas en el solar anejo a la antigua fábrica de Maquinaria Ceres, pero no para demoler este conjunto industrial, una actuación prevista para el viernes de la semana pasada, sino para derribar un inmueble colindante según pudo confirmar este periódico. Al parecer, un nuevo contratiempo ha vuelto a retrasar el proyecto y aunque esta redacción ya no se atreve a publicar la fecha, el concejal de Urbanismo Manolo Gomicia ha anunciado, en declaraciones a AraMultimèdia, que la demolición comenzará el próximo lunes 5 de septiembre.

Tal y como se informó en la edición del pasado sábado, la demolición se ha venido demorando en los últimos meses por diferentes y variados motivos. Una vez conseguidos todos los permisos, y a falta únicamente del informe pertinente para la retirada del amianto que contienen los edificios –y que requieren de un tratamiento especial al tratarse de materiales peligrosos– el gobierno municipal anunció la pasada semana que la demolición iba a iniciarse el viernes. El anuncio fue aplaudido por los vecinos, que llevan desde abril del año pasado denunciando el peligro que entrañan estas naves en ruina, que además mantienen cortado un carril de la Beniata por riesgo de derrumbe. Pero la empresa adjudicataria decidió esperarse a ayer lunes, sin motivo aparente.

Y de nuevo, otro anuncio fallido. En esta ocasión “no se han iniciado (los trabajos) por problemas logísticos de la empresa encargada de la demolición”, explicaba ayer por la mañana Gomicia a AraMultimèdia. “Están haciendo acopio de material y si todo va bien como pensamos, empezarán en serio el próximo lunes”, confirmaba poco después a esta redacción.

Queda pendiente, no obstante, el citado informe de Conselleria preceptivo a la retirada del amianto de las naves. “Nos han comunicado que este informe llegará esa misma semana, pero seguramente será más tiempo”, explicaba el concejal, si bien con anterioridad ya había comentado que los trabajos pueden iniciarse sin necesidad de esperar el resultado del informe.

Con todo, el gobierno municipal ha reconocido la urgencia de las obras, especialmente en este momento en que se encuentra cerrado al tráfico el puente Fernando Reig y la densidad de la circulación aumenta en la calle Alicante. También se había planteado la posibilidad de desdoblar la Beniata para dar salida al tráfico por este punto, en lugar de desviarlo todo hacia la Alameda. Pero las obras de demolición cuentan con un plazo de ejecución de un mes, así que de momento no será posible habilitar de nuevo el carril cerrado hace año y medio.