Actualizado:
03 diciembre 2016
01:00

Salvem el Molinar lleva a Bruselas el plan de Alcoinnova

El Europarlamento tratará si hay una posible irregularidad legislativa de la anterior Generalitat
Actualidad | 28-11-2016 | facebook yahoo twitter

Representantes de Salvem l’Aqüífer del Molinar y de Ecologistes en Acció acuden esta semana a la sesión de la Comisión de Peticiones del Europarlamento en Bruselas para debatir la petición que en su momento formularon para que la Comisión Europea tenga en consideración una queja contra la ley de la Generalitat Valenciana “que en su momento modificó radicalmente los Planes de Ordenación de los Recursos Naturales de los Parques Naturales Valencianos, dejando sin protección las áreas de amortiguación de impactos de estas áreas naturales”, tal y como apuntan en un comunicado remitido por Izquierda Unida en el Parlamento Europeo.

La modificación permitió, por ejemplo, “aprobar la Actuación Territorial Estratégica Alcoinnova, dando luz verde a una recalificación de terrenos para instalar en el área de protección de la Font Roja un polígono industrial y una actuación urbanística de grave impacto para el entorno, y que además se sitúa sobre el principal acuífero de agua potable en Alcoy”.

Valoración de Esquerra Unida

La portavoz de Esquerra Unida en Bruselas, Marina Albiol, explica que “en la sesión se debatirá que la Comisión Europea admita la queja de los Ecologistes en Acció, dada la gravedad de una maniobra impulsada por la conselleria, encabezada en su momento por la actual síndica del PP, Isabel Bonig, que sin ninguna evaluación ambiental ni proceso de exposición pública quitó la protección de las áreas de amortiguación de impactos de 16 parques naturales. Algunas de ellas, además, forman parte de la Xarxa Natura 2000 europea, al ser Zonas de Especial Protección de las Aves o Lugares de Interés Comunitario”, según explican en el comunicado remitido.

Además, en el mismo escrito indican que “creemos que los miembros de la comisión entenderán que no puede quedar impune una jugada que creaba un paréntesis de desprotección de zonas de enorme valor natural, sería un precedente demasiado peligroso que permitiría que las directrices europeas se aplicaran de forma arbitraria, e incluso dejaran de aplicarse arbitrariamente según convenga a determinados gobernantes”.

Marina Albiol remarca que “el peor ejemplo de estas medidas arbitrarias es el proyecto Alcoinnova. Gracias a esta maniobra, una empresa pudo aprovechar el paréntesis legal para llevar adelante un proyecto urbanístico que supone una verdadera amenaza para el medio ambiente de uno de los espacios naturales más importantes del País Valencià, como es la Font Roja. Pero, además, el proyecto es también un riesgo para la salud pública al ubicarse sobre el principal acuífero de agua potable de Alcoy. En este caso se aprecia claramente cómo la derecha valenciana, una vez más, obvia el interés público cuando se trata de defensar los beneficios de inversores privados”, tal y como informa.