Actualizado:
11 diciembre 2016
08:55

Se necesitará licencia de armas para disparar en el Alardo

Ayuntamiento y Associació de Sant Jordi rechazan la imposición del Gobierno
Actualidad | 28-10-2016 | facebook yahoo twitter

El próximo 31 de diciembre dejarán de tener vigencia las instrucciones sobre autorización del uso de armas en festejos populares, que fueron aprobadas en 1999 y que permitían disparar a aquellas personas que tuvieran el carné de conducir, lo que implica haber superado un test psicotécnico. A partir del próximo año, el Gobierno aplicará, sin restricción, del reglamento de armas de 1993, y será obligatorio obtener licencia de armas para participar en las batallas de arcabucería de las fiestas de moros y cristianos.

Esto supone tener que pagar un nuevo test psicotécnico y las correspondientes tasas, aparte de tener que aportar diferente documentación como certificados de antecedentes penales y sobre violencia de género.

«Estamos totalmente en desacuerdo con esta decisión precipitada del Gobierno central y que además contradice la disposición técnica ITE 26 del propio Gobierno, que el próximo año también entrará en vigor. Creemos además que este tipo de decisiones afectan especialmente a poblaciones como Alcoy, donde el año pasado participaron en el Alardo unos dos mil festeros y no a otras más pequeñas. La circular del Gobierno pone en peligro el funcionamiento de uno de los actos más importantes de nuestra trilogía», ha afirmado el alcalde Toni Francés, quien indicó asimismo que ”esperamos poder tener una reunión con la Delegación del Gobierno para conseguir que esta norma no afecte al Alardo de Alcoy”.

Por su parte, el presidente de la Asociación de San Jorge, Juan José Olcina, ha recordado que «desde hace años estamos trabajando para adaptarnos a la normativa, hemos recortado el recorrido, sólo entregamos un kilo de pólvora a cada festero, y ahora vemos una nueva disposición que pone en peligro el acto más representativo y con el que se empezaron a celebrar nuestras fiestas de Moros y Cristianos».

Hay que tener en cuenta que "la Guardia Civil es testigo, año tras año, de que en nuestra ciudad cumplimos la normativa rigurosamente, y ahora nos ponen un nuevo obstáculo» afirma Olcina, y añade que en la historia del Alardo alcoyano prácticamente no ha habido que lamentar incidentes reseñables.