Actualizado:
11 diciembre 2016
08:55
Rafa Miró

Siguen gobernando "a salto de mata"

| 07-04-2016 | facebook twitter

Algo está cambiando en política: De las cuatro mociones que se presentaron al pleno, dos se convirtieron en declaraciones institucionales al ser apoyadas de manera unánime por los cinco grupos que componen la corporación municipal. Situación que adquiere mayor importancia, si tenemos en cuenta el contenido de las mociones.

Una de ellas, presentada por Compromís, solicitaba el seguimiento de los acuerdos adoptados por el pleno durante la legislatura para garantizar su cumplimiento. Algo que parece obvio pero que si echamos la vista atrás, nos damos cuenta de que no lo es tanto, si tenemos en cuenta que tras más de nueve meses de legislatura, el gobierno socialista todavía no ha cumplido prácticamente ninguno de los mandatos plenarios. Está claro que el Psoe solo tiene prisa cuando le conviene. Buena iniciativa la de Compromís.

Pero no todo son críticas hacia el Psoe, no sería justo. Reconozco la valentía del gobierno socialista por presentar una moción pidiendo el apoyo de la oposición municipal para exigir a la Generalitat Valenciana la apertura del Centro de Enfermos Mentales. No es normal que un gobierno socialista recurra a pedir el apoyo de la oposición para desbloquear un asunto que depende de una administración autonómica presidida por un socialista. A no ser que los responsables de esta materia en la Generalitat, sean afines a sus socios de Compromís y las relaciones entre ellos no sean buenas. Me parecería muy grave.

La moción presentada inicialmente por Guanyar Alcoi, fue finalmente respaldada por todos los grupos políticos excepto por el PP. Una vez más se debatía el triste y preocupante asunto de los refugiados. Y una vez más el Partido Popular se tuvo que abstener por considerar que con la redacción que se le había dado a la moción, se perseguía obtener rentabilidad política a costa de un problema muy serio. Porque lejos de buscar el consenso unánime, que Mariano Rajoy consiguió en el parlamento español y posteriormente también los 28 países del consejo europeo, la moción pretendía romper con el acuerdo tratándolo de ilegal y con acusaciones tan graves como que propiciaba el mercadeo de personas. El Partido Popular por su parte planteaba la posibilidad de seguir avanzando en la solución al problema, sin tener que romper el acuerdo alcanzado por la totalidad de los países miembros. ¿Alguien puede pensar que los 28 países que han alcanzado este acuerdo están equivocados? Sí, la izquierda alcoyana.

La cuarta moción presentada por el Partido Popular pretendía la defensa del papel de las diputaciones provinciales, esas instituciones con casi 200 años de antigüedad y que ahora el Psoe, en su afán de llegar a acuerdos con otros partidos políticos para investir a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, está dispuesto a suprimir. Y eso que tanto en su programa electoral a las elecciones municipales, como en el programa para las elecciones generales de 2015, proponían modernizar las diputaciones provinciales para hacerlas más eficaces.

No se puede entender que el Psoe constantemente acceda a pretensión de las formaciones políticas nacionalistas, por el mero interés de alcanzar el poder. En contra de las diputaciones votaron Guanyar, Ciudadanos y Compromís, como era previsible. La sorpresa vino de la mano del Psoe y del alcalde y DIPUTADO PROVINCIAL, Antonio Francés, que también se sumaron a esta postura. Se echó de menos escuchar la opinión de Antonio Francés justificando su voto en contra de la Diputación Provincial de la que él mismo forma parte. La verdad es que lo tenía difícil.

Un último dato: Fuera del orden del día y con carácter de urgencia (de ahí la afirmación de que el Psoe solo tiene prisa cuando le conviene), se trataron dos expedientes de modificación de crédito, que transformaban, el presupuesto que fue aprobado hace apenas tres meses, con incrementos que en algún caso superaba el 500 %.

Por poner un ejemplo que todos entendemos: Es como si tuviésemos un presupuesto de 3.000 euros para reformar el baño de nuestra casa y finalmente nos hubiese costado 18.000. Como el Partido Popular viene repitiendo, este gobierno sigue actuando “a salto de mata”.