Actualizado:
22 enero 2017
19:13

Un total de 48 establecimientos ya han tramitado la autorización para instalar terrazas

Con la llegada del buen tiempo, se intensificará el control de la ordenanza municipal
Actualidad | 06-05-2016 | facebook yahoo twitter

La nueva ordenanza municipal aprobada en diciembre de 2014 por el gobierno municipal para regular el uso de veladores y terrazas en la calle y conjugar las necesidades de hosteleros y de vecinos, está siendo una herramienta efectiva según explican sus responsables. En los primeros cuatro meses de 2016, el Ayuntamiento ya ha autorizado a 45 establecimientos y tres más están en trámites.

En detalle, 39 establecimientos ya tenían permiso en el 2015 y lo han renovado, requisito esencial para realizar un mayor control en el uso del espacio público; y tres más están en trámites para conseguir la renovación. Además, de estos 42 negocios, hay seis nuevas autorizaciones que en 2015 no existían: una de ellas en el centro histórico, dos en la Alameda y tres más en el barrio de la Zona Norte.

Desde el departamento de licencias se hace un recordatorio al principio del año de la obligatoriedad de renovar la autorización para veladores y terrazas para poder cumplir con la ordenanza. Manolo Gomicia, edil de Urbanismo, comenta: “Recordamos a todos que, con el censo de los establecimientos autorizados, se intensificarán los controles por parte de la Policía Local con el comienzo de la temporada de buen tiempo, para garantizar que todos los establecimientos compiten en igualdad de condiciones y que los vecinos también tengan asegurados sus derechos. Recordamos, por tanto, a los que todavía no han pedido la autorización, que la deben tramitar urgentemente".

Gomicia añade: "Las terrazas es un tema complejo que provoca muchos problemas en casi todas las ciudades, por eso, creo que podemos estar orgullosos de Alcoy y de la manera en que hemos regulado este tema. Como se comentó en la comisión de seguimiento de la ordenanza, ésta ha sido una herramienta muy importante para ayudar a regular el uso del espacio público por parte de los establecimientos hosteleros pero, al mismo tiempo, garantizar que los vecinos también tengan sus derechos al descanso y al uso de la calle".

"Recordamos que la ordenanza también sirvió para facilitar la autorización a más establecimientos pero también da mucha importancia a la accesibilidad, evitando que las terrazas tengan barreras o escalones. La nueva regulación también les obliga a diferentes requisitos como poner a la vista de los peatones, una descripción del número de clientes que pueden ocupar la terraza así como el espacio concedido o exige en determinadas ubicaciones una valla que tenga coherencia al mobiliario urbano y que dé seguridad a los clientes de los establecimientos", explica Gomicia.