Actualizado:
10 diciembre 2016
21:04
Locos por... | 24-07-2016 | facebook yahoo twitter

Un vino blanco de la Alpujarra de Almería que mantiene la variedad del Vermentino

De las bodegas Pagos de Indalia

La trilogía mediterránea en la agricultura está en el olivo, la vid y el trigo. La vid estaba cultivada en todo el mediterráneo y allí donde se asentaron los romanos.

Esa tradición agraria aún perdura en sitios como Almería, donde además de convertirse en la huerta de Europa podemos encontrar zonas rurales donde sigue conviviendo esta trilogía.

La Alpujarra tiene su epicentro en la provincia de Granada, pero hay una parte de la Alpujarra ubicada en Almería. Es en esta zona donde encontramos la bodega Pagos de Indalia, donde se sigue cultivando la vid y donde perduran variedades autóctonas casi desaparecidas como es la Vermentino.

Los viñedos se encuentran en barrancos y zonas de difícil acceso, de modo que la mecanización es complicada y gran parte de las tareas de mantenimiento deben seguir haciéndose, como hace 60 años, con burros. Actualmente aparecen zonas nuevas de producción vitivinícola, pero lo que realmente está pasado es que zonas tradicionales de producción de vino, que ya producían en la época romana, están elaborando vinos de calidad que hace que puedan salir de sus zonas de origen y dándose a conocer al resto de España.

Flor de Indalia, es un vino graso, potente, más pensado para comer con él que como aperitivo. En nariz es complejo por las diferentes variedades que lo componen, aromas de fruta de hueso, tropical, flores…

Salud!

El nostre ciutat