Actualizado:
03 diciembre 2016
13:13

Una revista internacional de paleontología publica hallazgos de un prehistórico fondo marino en la Font Roja

Con la participación de Isurus, pueden ser visitados en su museo
Cultura | 22-09-2016 | facebook yahoo twitter

La importancia del patrimonio paleontológico de Alcoy es de sobra conocida por sus gentes, y la culpa de ello se debe principalmente a la labor divulgativa que durante años viene llevando a cabo la Asociación Paleontológica Alcoyana Isurus. De hecho, la inauguración en 2014 del MUSEU ISURUS Museu Paleontológic i de les Ciencies - Alcoi (dirigido por la propia asociación) fue fruto y recompensa merecida de este gran trabajo.

La noticia de hoy se centra en el yacimiento paleontológico localizado dentro del Parque Natural del Carrascal de la Font Roja, en los terrenos del Mas de Pardinetes (propiedad de Miguel Juan Payá). Este yacimiento, de edad Miocena (entre 13 y 11 millones de años), se caracteriza por contener una gran cantidad de trazas fósiles.

Como una herramienta más para la Paleontología, la Icnología es la ciencia que se encarga de estudiar las trazas fósiles, es decir, las evidencias de actividad que los organismos (animales o vegetales) hayan podido dejar o producir en un determinado tipo de substrato en un tiempo pretérito (como por ejemplo: huellas, rastros, madrigueras, excrementos, nidos, etc…).

En el caso del yacimiento alcoyano, estas trazas fósiles han permitido interpretar que, hace 13-11 millones de años, la zona del Mas de Pardinetes era un fondo marino poco profundo donde diferentes tipos de crustáceos y bivalvos excavaban sus madrigueras en una arcilla algo consolidada y de color blanco.

Una vez abandonadas por sus productores, estas madrigueras se fueron rellenando poco a poco de una arena muy fina hasta que, pasados millones de años, fosilizaron como “moldes” (que son los que se pueden observar actualmente). Las madrigueras fósiles de crustáceos (muy parecidas a las que hoy en día excavan determinados tipos de gambas) reciben los nombres científicos de Glossifungites saxicava y Spongeliomorpha iberica, mientras que las excavadas por bivalvos se denominan Gastrochaenolites ornatus.

Mientras que las trazas de tipo Glossifungites son madrigueras con forma de lengua, las de tipo Spongeliomorpha consisten en sistemas de túneles cilíndricos parecidos a tuberías. En ambos casos, las paredes de las madrigueras exhiben una ornamentación caracterizada por la presencia de pequeños surcos y ligeras depresiones. Mediante la comparación con análogos actuales (lo que se conoce como actualismo), se ha podido determinar que esos pequeños surcos se corresponden con las marcas y arañazos que dejarían los productores al excavar dichas madrigueras (en este caso particular, crustáceos decápodos con sus pinzas y patas). Finalmente las de tipo Gastrochaenolites son madrigueras con forma de porra o de gota que, también mediante actualismo y por haber encontrado al productor fosilizado en el interior de una de ellas, han sido interpretadas como excavadas por bivalvos mediante un movimiento rotatorio de su concha.

Además, en el interior de Glossifungites y Spongeliomorpha se ha observado la presencia de cirrípedos (un tipo de crustáceo incrustante) adheridos a sus paredes. Este hallazgo es importante, porque es la primera vez que se describe su presencia en el registro fósil y realza la importancia del yacimiento alcoyano.

Aunque este yacimiento se conoce desde finales del s. XIX, y a pesar de tener una importancia remarcable, prácticamente no había vuelto a ser estudiado en detalle. En 2008, el desaparecido Dr. Jordi M. de Gibert de la Universitat de Barcelona y el Dr. Allan A. Ekdale de la Universidad de Utah (EEUU) fracasaron en un intento de localizar de nuevo dicho yacimiento. Pero un año después, gracias a la inestimable ayuda de la Asociación Paleontológica Alcoyana Isurus, pudieron llegar hasta él.

Desde entonces, la colaboración de ISURUS con los investigadores de la Universidad de Barcelona ha sido muy estrecha, tanto primero con el Dr. Gibert como posteriormente con su colega el Dr. Zain Belaústegui. Como fruto de esta colaboración y tras varios años de detallado estudio, todos los datos referentes al yacimiento alcoyano del Mas de Pardinetes han sido publicados en la prestigiosa revista internacional “Journal of Paleontology”. La publicación oficial del estudio por parte de una revista científica de este calibre supone pues la culminación del trabajo y su difusión a nivel mundial.

Todas estas trazas pueden ser admiradas en el MUSEU ISURUS Museu Paleontológic i de les Ciencies - Alcoi, ya que forman parte de su exposición permanente.