Actualizado:
23 marzo 2017
17:04
Dany Vilaplana

Abrelatas

| 08-03-2017 | facebook twitter

Difícilmente encontraremos un partido donde dos equipos se ciñieran tanto al guión establecido de antemano entre rivales con las cartas tan marcadas.

Sorprender hubiera sido ver al Badalona no siendo fiel a un estilo que tantos puntos le ha dado lejos del Centenari, con una defensa de cinco, Toni Lao y Maestre ejerciendo de jugadores-escoba, con todas las líneas bien juntas en torno a Morales a la espera de una equivocación del Alcoyano en la salida del balón. También como era de esperar, ni hubo elaboración por parte del Deportivo y los blanquiazules subieron mucho la línea de presión en busca de recuperar pronto, mientras atrás estaban encendidas todas las alarmas para no verse sorprendidos. De hecho, el Badalona solo tiró una vez en todo el partido y fue en el primer tiempo en un remate lejano de Sandro. Quedaba por ver la hoja de ruta que marcaba Toni Seligrat con su alineación. Recuperó a dos piezas esenciales de su guardia pretoriana como son Navarro y Gato, dejándose en el banquillo a Jose García y David Torres, dos buenos recambios pensando en echar el resto tras el descanso.

La lesión de Mario Fuentes en el descanso fue un contratiempo inesperado que redujo el margen de maniobra para en caso de tener que echar más leña al fuego con la entrada de Álvaro García. Con la locomotora a toda máquina y la afición del Collao echando el resto, el partido del domingo volvió a recordar al del día del Sabadell. Si echamos la vista a los cinco partidos que el Alcoyano ha jugado en casa desde que comenzó el año, dos de las tres victorias fueron contra un filial (Mallorca B y Valencia Mestalla), la otra la consiguió contra el Gavà no sin muchos apuros y con remontada incluída, mientras empató con Sabadell y Badalona, dos que acabaron pescando tras poner un cerrojo al muro que levantaron de cinco atrás más dos medioscentros de corte defensivo. En este tipo de partidos, el Alcoyano sufre una barbaridad sin un abrelatas al que encomendarse porque Gato y David Torres están fuera de onda.

Quedan diez partidos, cinco de ellos se jugarán en el Collao. Tres vendrán con la soga del descenso en el cuello, caso de L’Hospitalet, Espanyol B y At. Levante. Ninguno de los tres cuentan con el oficio de Sabadell y Badalona pero se atisban en el horizonte más partidos agónicos.

El nostre ciutat