Actualizado:
23 mayo 2018
18:05

Antes de fin de año abrirá el Centro de Enfermos Mentales

Una vez estén finalizadas las reparaciones, se cederá a Conselleria
Actualidad | 16-05-2018 | facebook yahoo twitter

El Centro Específico de Enfermos Mentales (CEEM) empezará a prestar servicio antes de fin de año, según las últimas previsiones de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas y el Ayuntamiento.

De momento, el Consistorio va a poner en marcha una actuación para reparar los daños que el vandalismo produjo en las instalaciones, en el Barranquet de Soler, y que se han cuantificado en 300.000 euros. En un primer momento eran 90.000 euros los que tenía que destinar el Ayuntamiento a solucionar problemas del inmueble, como la accesibilidad a algunos servicios, la colocación de una serie de cortinas, la mejora de las vallas y la retirada de malas hierbas, cuestiones que en su momento no realizó la empresa que construyó el centro. Sin embargo, unos actos vandálicos sufridos hace unos meses han elevado el presupuesto hasta los 300.000 euros, aproximadamente.

Ya está en marcha el concurso para llevar a cabo dichas obras y se estima que después del verano podrían estar finalizadas y con ello el Consistorio procedería a ceder el edificio a la administración autonómica, pues es ésta la que tiene la titularidad del servicio, que es supramunicipal. Mientras, desde Conselleria se trabaja en lo referente a la dotación de personal. Las instalaciones contarán con 40 plazas para personas residentes y otras 20 para centro de día.

Si el CEEM abre antes de final de año, el retraso en la puesta en marcha de este servicio será de unos siete años, puesto que en 2012 ya tendría que haber estado en funcionamiento. Las obras del CEEM empezaron en el verano de 2010 y deberían haber finalizado a mediados de 2011, para a partir de ahí proceder al equipamiento y poder abrir en 2012. La Conselleria fue reprogramando las subvenciones para construir el centro y con ello se sumaron los retrasos, si bien el Ayuntamiento avanzó 3’5 millones para intentar minimizar el impacto de la falta de dinero autonómico.

El nostre ciutat