Actualizado:
25 septiembre 2017
18:15

Aprobado el proyecto para que el vial del Santiago Payá pase a tener dos carriles

Es una petición de los empresarios, que llevan cinco años sufriendo el cierre del puente
Actualidad | 11-05-2017 | facebook yahoo twitter

Cinco años después de que se cerrara el puente de acceso a los polígonos Santiago Payá y Sant Benet, tras sufrir roturas por un desplazamiento del terreno, se sigue sin una solución definitiva y parece que ésta no está, aún, a la vuelta de la esquina.

De hecho, el gobierno municipal ha aprobado una solución puntual encaminada a mejorar el acceso provisional que se habilitó un año después de cerrar el puente y que pasa por proceder a su desdoblamiento, es decir, a disponer de dos carriles, en vez del único y con alternancia semafórica que se utiliza desde hace cuatro años. Este desdoblamiento fue solicitado por los empresarios de esas zonas industriales, con el fin de tener al menos un carril en cada sentido y con ello una cierta mejora del tráfico. El concejal de Territorio, Manolo Gomicia, avanza que una vez aprobado este proyecto, resta contratar a la empresa que lo ejecutará si bien destaca que el hecho de que sean unas obras de urgencia comportarán una mayor agilidad.

Cabe recordar que fue en abril de 2012 cuando se cerró al tráfico el puente de acceso a los polígonos Santiago Payá y Sant Benet desde La Beniata. A partir de ahí, la circulación estuvo un año completamente desviado por el Camí de la Murtera, con un trazado tortuoso y con alternancia de sentidos, hasta que se habilitó un vial provisional, paralelo al puente cerrado. Este acceso cuenta con un único vial con semáforos que regulan el doble sentido, y las obras que se llevarán a cabo para su desdoblamiento comportarán poder disponer un carril en cada sentido.

El gobierno municipal confía en que esta actuación de desdoblamiento pueda financiarse con los fondos de la Conselleria de Economía Sostenible destinados a la mejora de polígonos industriales.

Vial definitivo

Mientras, el Ayuntamiento trabaja en la actuación que se prevé sea definitiva para el acceso a estas zonas industriales y que pasa por demoler el puente que se inutilizó hace cinco años y habilitar una nueva carretera por esa misma zona. La actuación tendrá un coste de algo más de un millón de euros y además de disponer este nuevo acceso se actuará en la ladera, que será apuntalada para evitar problemas de desprendimientos.

Un estudio realizado por la Cámara de Comercio en 2012, tras el cierre del puente de acceso, indicaba que las empresas ubicadas en esas zonas generaban unos 600 puestos de trabajo directos, con una cifra de negocio que en su conjunto supera los 75 millones de euros. Otro dato que recogía es que más de 30.000 vehículos acceden al año a ambos polígonos, que ocupan una extensión de 150.000 metros cuadrados, y de ellos alrededor de 40.000 están ocupados por naves industriales.

El nostre ciutat