Actualizado:
23 mayo 2017
01:00
Xesca Lloria

Basura concienciada

| 03-05-2017 | facebook twitter

Sea cual sea el servicio en cuestión, el Ayuntamiento hace hincapié en que los ciudadanos tenemos que concienciarnos de la importancia de su cumplimiento, pues solo de esa manera funcionará mejor. Es algo que me parece evidente, pero además de concienciarnos nosotros, los ciudadanos, el Ayuntamiento debería incidir en las empresas y, si no cumplen, multar. Hay ordenanzas para todo, que los alcoyanos debemos cumplir si no queremos una sanción, pero cuando el incumplimiento viene de la otra parte, de las adjudicatarias, me da la sensación de que hay total impunidad.

Todo esto viene a cuento porque tras las Fiestas, a mediados de la semana pasada, intenté tirar unos envases en uno de los contenedores que para estos residuos hay en El Camí. Imposible. No solo el contenedor estaba a tope, sino que eran ya muchos quienes habían optado por dejar estos residuos en el suelo ante la falta de espacio. Decidí continuar con la bolsa en la mano y finalmente pude dejarla en el contenedor que hay en Sant Mateu, ante el mercado, en el que afortunadamente había un mínimo espacio y encajé mis residuos.

¿Es normal que los contenedores estén así, a rebosar, sin que pase la empresa a solucionarlo? ¿Hay alguien de la firma o del Ayuntamiento que controle cómo están y ponga en marcha un ‘plan b’ de vaciado aunque esté fuera del horario establecido?. Lo cierto es que, si los hay, se toman más de un descanso.

Los políticos responsables dicen que los ciudadanos ensuciamos mucho y que si fuésemos más cívicos el aspecto de Alcoy mejoraría. En parte les doy la razón, pues 800 papeleras en las calles me parece un número razonable para poder hacer uso de ellas, y también hay ocasiones en que observas bolsas de basura depositadas en la acera cuando perfectamente cabrían en su lugar. Pero también es verdad que no es una ni dos, sino muchas, las veces en que los contenedores están a rebosar y la permisividad con los responsables de este servicio parece no tener fin. Concienciación y cumplimiento, por supuesto que sí, pero para todas las partes. Espero que así sea con el nuevo servicio de basura.

El nostre ciutat