Actualizado:
29 junio 2017
01:00

Benilloba organiza el Mercado de Viernes Santo

Tendrá lugar los días 14 y 15 de abril
Comarca | 06-04-2017 | facebook yahoo twitter

Benilloba se prepara para vivir dos días intensos con la celebración de la XII edición del Mercado de Viernes Santo los próximos 14 y 15 de abril con una oferta tanto de actividades como de paradas del mercadillo que aumenta de manera significativa respecto de anteriores ediciones.

El Mercado abrirá sus puertas el viernes 14 de abril a las 9 de la mañana. Aparte de las cerca de cuarenta paradas que ya han confirmado su presencia, la concejalía de Turismo, Fiestas y Tradiciones ha diseñado una oferta complementaria que, además de la clásica muestra de telares y miniaturas de telares -en perfecto funcionamiento-, también se podrá visitar la exposición ‘Benillobers en Estados Unidos de América’ de Enric Morrió, en la Llar del Jove, y la posibilidad de probar una paella gigante o disfrutar de una partida de ‘pilota’.

La actuación de Dani Miquel, el ‘cantacançons’, es el principal atractivo para los más jóvenes, que también contarán con actividades infantiles tanto el viernes como el sábado y animación con mago y humorista en el ‘teatret de les moreres’.

Jordi Jiménez, concejal de Turismo, Fiestas y Tradiciones ha destacado “la gran acogida de la nueva propuesta para el Mercado de Viernes Santo con dos días de duración. El año pasado nos arriesgamos mucho y costó convencer a la gente del nuevo formato, pero fue tal el éxito que muchas paradas agotaron su género”. El concejal de Benilloba ha apuntado que “este año continuamos creciendo y tendremos más puestos que el año pasado con una oferta más diversa de productos y también más actividades complementarias, con la actuación de Dani Miquel, mago, humorista, juegos infantiles, exposiciones, pilota valenciana, paella gigante y de la que me siento más orgulloso, una recreación del trabajo que ha hecho famosa Benilloba, la de los subastadores”.

Una de las principales novedades será el viernes, con la exhibición de los subastadores, la profesión que ocupó durante décadas muchos benillobers que recorrían miles de kilómetros cada año para vender los productos que se fabricaban en Benilloba.

El nostre ciutat