Actualizado:
19 febrero 2018
12:00

Carmelitas es pionero en aplicar el reconocido programa antibullying KiVa

El colegio lleva a cabo diferentes proyectos encaminados a favorecer la convivencia en el centro
Actualidad | 12-02-2018 | facebook yahoo twitter

Intervenir sobre el acosador y sobre la víctima, pero principalmente sobre los testigos que observan. Este puede ser el resumen de la clave del éxito del método que muchos países europeos prueban de aplicar para luchar contra el acoso escolar. KiVa (acrónimo de Kiusaamista Vastaan, ‘contra el acoso escolar’, que en finés significa chulo, guay) es un método revolucionario que fue inventado en Finlandia, país de referencia en las políticas educativas. Tuvo un éxito tan evidente que muchos países europeos tratan de aplicarlo a su sistema escolar.

El colegio La Presentación-Hermanas Carmelitas ha sido pionero en aplicar el programa KiVa en Alcoy, gracias a la colaboración de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) del centro, que ha colaborado económicamente para la implantación de los métodos del reconocido programa educativo finlandés. El director del colegio, Quico Borrell, explica que el centro lleva a cabo diversas acciones encaminadas a mejorar la convivencia de alumnos y profesores, entre ellas, el programa KiVa, que vienen implementando desde principios de este curso y de momento están satisfechos con los resultados.

Los profesores de Carmelitas han recibido formación específica durante varios años de cara a poder aplicar el método en su escuela. La clave del mismo es, tal y como destaca el director, lograr la empatía del grupo de estudiantes con la víctima. “Lo importante aquí es influir en el conjunto de los alumnos para que, en lugar de aceptar silenciosamente una situación de acoso o alentar al acosador, apoyen a la víctima y transmitan de este modo que no aceptan las prácticas de abuso”, indica.

OTRAS TÉCNICAS EN PRÁCTICA

A parte de KiVa, el colegio Carmelitas pone en práctica otras técnicas dirigidas a mejorar las relaciones en el entorno escolar y prevenir situaciones de acoso, tanto desde el departamento de orientación del centro como directamente el profesorado, trabajando en proyectos pensados para influir de forma positiva en el gusto por la escuela, la motivación académica y el rendimiento escolar. En este sentido, el colegio cuenta, por ejemplo, con un equipo de crecimiento personal y acción social, y también, como el resto de centros educativos de la comunidad Vedruna, a la que pertenecen, Carmelitas trabaja con un proyecto de educación “en la interioridad”.

De igual forma, el colegio se acogió hace ya un tiempo a un programa de Conselleria por el que una profesora funciona como Coordinadora de Igualdad y Convivencia (CIC) y sobre su papel en el centro, el director resalta que la docente realiza labores de asesoramiento en temas de igualdad de género, por ejemplo, acerca de la utilización del lenguaje no sexista. Asimismo, Carmelitas ha creado un equipo de mediación (actualmente formado por alumnos) que ayuda a la resolución de conflictos que puedan surgir en clase y, ya por último, cada semana se reúne un órgano interno denominado Comisión de convivencia, donde se exponen posibles casos problemáticos y se llegan a imponer medidas disciplinarias o correctoras, en caso de ser necesario.

El colegio Carmelitas atiende en la actualidad a 560 alumnos y cuenta con una plantilla de 55 profesores.

El nostre ciutat