Actualizado:
21 abril 2018
22:45
Rafael J. Valls Buitrago

Carta al Senado

| 28-12-2017 | facebook twitter

Distinguidos senadores: Soy un ciudadano de Alcoy altamente agradecido a la vida por haber nacido en una ciudad tan especial. Gozamos de una mente abierta y emprendedora, muy amante de lo nuestro y sobre todo de nuestras tradiciones sin que ello suponga que no seamos también amantes de la novedad en todos los sentidos. De hecho innovamos continuamente y somos tan particularmente especiales que el riesgo no nos asusta ni tampoco las dificultades. Estamos puestos a enfrentarnos a cualquier reto pues ya de por sí nuestra orografía hace que tengamos que luchar a diario para salvar escollos que para otros serían infranqueables. Nos gusta la música, el arte, la literatura, el teatro y todo aquello que suponga cultura. Es para nosotros un gran orgullo contar con personalidades esparcidas por el mundo de origen alcoyano. Jamás hemos hecho ascos a nada que suponga integración. Nuestra convivencia diaria con personas de distintas razas y religiones es palmaria y no recuerdo altercado alguno por tal motivo. Como sabrán gozamos de gran prestigio nacional e internacional por nuestras costumbres, empresas, fiestas de moros y cristianos y fiestas de navidad. En ambas fiestas intervienen tanto alcoyanos como gente de toda España y como no de toda raza, color, religión y tendencia política. Hace muchos años tuvimos el privilegio de que desfilaran por nuestras calles una banda de norteamericanos de “todos los colores” que fue un primor. Nuestro querido himno de fiestas de moros y cristianos no hace mucho fué dirigido por un japonés. En nuestras fiestas patronales también han desfilado personas de varias etnias y la convivencia siempre ha sido pacífica y cordial. Árabes, africanos, orientales y europeos conforman nuestro paisaje diario y son sabedores de nuestras tradiciones mas ancestrales y queridas y nadie, absolutamente nadie que conviva en esta ciudad ha proferido nunca frases despectivas o se ha sentido ofendido por alguna de nuestras actuaciones festivas. Aquí no se discrimina a nadie, se respetan las costumbres y aceptamos la compañía de vecinos de otros lares. El que difunda que en Alcoy somos racistas, miente. El que considere que maquillar nuestras caras y cuerpos de color negro es racismo también miente ya sea con conocimiento o desconocimiento de la verdad de Alcoy. Somos gran amantes de la teatralidad y así lo hacemos con gran orgullo y máxima ilusión en nuestras afamadas fiestas. Vestirnos de negro no es para nosotros sino la máxima ilusión a la que podemos aspirar un año y lo hacemos pagando importes que nadie puede imaginar. Intentar dañar nuestra imagen cuando hemos sido distinguidos como Fiestas de Interés turístico internacional es maligno. Aspiramos a que nuestras fiestas navideñas tengan la consideración de Patrimonio de la humanidad como así también nuestras fiestas de moros y cristianos. No dejen sus señorías que nos empañen nuestras pretensiones por quienes con sana o mala intención enturbien con betún nuestras aspiraciones bien merecidas. No dejen sus señorías de asistir a disfrutar de nuestras fiestas para saborear lo mejor de la Navidad y también una de las mejores fiestas del mundo como son los moros y cristianos de Alcoy. Jamás serán rechazados. Siempre serán bienvenidos como cualquier otro ciudadano mundano. Les emplazo a ello y a no demorar mas nuestras metas bien merecidas de ostentar las condecoraciones que consideramos deben sernos concedidas por todo lo dicho y en la seguridad de que nuestro corazón es lo que mueve estas ideas y ninguna otra razón baladí. Con el mayor de mis respetos.

El nostre ciutat