Actualizado:
17 agosto 2017
13:41

Cocentaina disfruta de una gran Entrada de moros y cristianos

Las fiestas siguen hoy con la jornada para venerar al patrón
Comarca | 13-08-2017 | facebook yahoo twitter

Cocentaina volvió a vivir ayer sábado el día grande de sus Fiestas en honor a San Hipólito Mártir con la celebración de las Entradas de moros y cristianos. El desfile recuperó su anterior horario y arrancó a las siete en punto de la tarde a los sones de la Colla Mal Passet.

A continuación desfiló la Filà Gentils, por su condición de capitán cristiano, y en el boato destacaron las coreografías guerreras así como la presencia del capitán. Sergio Moncho Moya desfiló junto a su mujer y sus hijos a los sones de la marcha cristiana Monchalba de Francisco Valor y lució un diseño en el que predominaban los tonos verdes. La capitanía la cerró la escuadra de Negros con un original casco que reproducía el rostro de un feroz animal.

La Entrada Cristiana siguió con el paso de las filaes Cavallers de Llúria, Contestanos, Contrabandistas y Cavalleria Ministerial. En este instante llegó el abanderado cristiano, Sergio Navarro Cantó, luciendo también un traje guerrero de colores blancos y rojos y negros en clara referencia a la indumentaria oficial de su formación. La Escuadra de Negros cerró el boato de este cargo y dio paso a las filaes Maseros, Cruzados y Almogávares.

Con la noche ya cerrada fue el turno de la Entrada Mora que encabezó la Filà Guardia Jalifiana Sahorins con boato elegante y moruno que sirvió de antesala a Jaime Pérez Cardona. El máximo representantes de las tropas mahometanas desfiló sobre carroza y su traje destacó por la elegancia y por el uso de colores como el marfil, el amarillo o el verde. También la Escuadra Especial, en este caso con tintes africanos, concluyó el paso de la capitanía. Tras ellos desfilaron los Kabileños, Bereberes - Borts, Bequeteros, Muladís, Manta Roja y Mudéjares.

Cabe apuntar que tanto los Bequeteros como los Mudéjares, aportaron una escuadra especial con motivo de su 75 aniversario. Finalmente la Llana, con Christian Molines como abanderado moro, cerró la Entrada con un boato en el que se recreó la vida de los árabes que poblaron el Raval de Cocentaina y El Comtat en elsiglo XIII. El cargo lució un diseño innovador mientras que la Escuadra de Negros, formada íntegramente por mujeres, apostó con un cabo batidor en camello.

Las fiestas de moros y cristianos siguen hoy con la festividad de San Hipólito Mártir, una jornada marcada por los actos religiosos para venerar al patrón.

El nostre ciutat