Actualizado:
21 enero 2018
19:00

Condenado el cartero que dejó sin repartir 3.272 cartas

A 2 años de prisión, si bien se suspende la ejecución con la condición de no delinquir en 4 años
Actualidad | 09-01-2018 | facebook yahoo twitter

La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a dos años de cárcel a un cartero de Alcoy que dejó sin repartir 3.272 cartas, todas ellas con direcciones de Ibi y Ontinyent, y que había acumulado en un trastero anexo a su domicilio. En cualquier caso, el condenado no entrará en prisión, ya que la sentencia –que es firme– deja en suspensión la ejecución de la pena de prisión, y se impone como condición que el condenado no delinca en un plazo de cuatro años.

La Audiencia también le condena al pago de una multa de 1.800 euros, a razón de 300 euros al mes durante medio año, y la inhabilitación especial para empleo o cargo público por cuatro años. Al haber acuerdo previo entre las partes no se ha celebrado juicio.

2015 DETENCIÓN A FINALES DE 2015

A finales de noviembre de 2015 la Policía Nacional detenía a una persona, que hasta poco antes realizaba trabajos de cartero, por los delitos de infidelidad en la custodia de documentos y violación de secretos, llegando a apropiarse de algo más de 3.200 cartas entre los años 2004 y 2015.

Según se informó en el momento de la detención, en la correspondencia que se había dejado de repartir había cerca de 1.000 cartas procedentes de la Generalitat Valenciana, 162 avisos certificados, notificaciones judiciales, permisos de circulación de la DGT, talonarios de recetas, correspondencia de Sanidad, Trabajo y otros Ministerios, de Ayuntamientos, recibos de empresas energéticas, aseguradoras, de bancos, tarjetas censales, propaganda electoral, cartas particulares, revistas, publicidad y otras de diversa índole. En el momento de la detención ya no trabajaba en Correos, pues había sido despedido al detectar irregularidades en el servicio de reparto y entrega de la correspondencia. Había trabajado como cartero en las localidades de Alcoy, Ibi y Alicante, así como en Ontinyent.

El nostre ciutat