Actualizado:
19 noviembre 2017
16:20
Salomé Moltó

Convivencia

| 07-09-2017 | facebook twitter

C rear conciencia ¿De qué? se diran muchos, del bien y del mal, se suele responder; dos conceptos inequívocos, pero ¿qué es el bien y qué es el mal? Seguro que podemos encontrar infinidad de personas, que lo que unas consideran buenas, para otras no lo son y viceversa, pues eso, lo bueno no es forzosamente el bien. Si agrupamos los conceptos, tenemos que lo bueno es lo que me gusta, lo que me da placer y satistacción y lo que me causa dolor y frustración es lo malo. Adentrándonos en el tema la cosa no está tan clara, porque si analizamos el sadomasoquismo, vemos como el marques de Sade, nos dice sentir placer a traves del dolor ¿o era ya la sinrazón y la locura?

Han pasado muchos años y nos preguntamos si al día de hoy que ya gozamos de una plena “democracia”, (queda entre comillas, expresando duda), hemos avanzado cultural y tecnicamente, si todo estos avances han mejorado nuestra existencia, nuestra vida cotidiana. Aquella noticia de “la ballena azul” que pienso que las autoridades habran mediado ante tamaña aberración y hoy nos volvemos a sorprender al ver a unos muchachos que se echan cubos de agua hirviendo. ¿cómo es esa gente? En realidad esa juventud ¿son el caldo de cultivo para crear fanáticos de toda grey?

Los acontecimiento ocurridos en Barcelona últimamente, nos hacen abrigar una gran preocupación y por supuesto desencanto, ahora no hacen más que acusarse mútuamente los dos gobiernos y nadie responde a las preguntas que creo importantes de quien finanza a los terroristas, cómo se forman para llegar a estos extremos. Supongo que los padres llevaran a las mezquitas a sus hijos y escucharan igualmente los discursos radicales y ¿no interfieren cara al horador?

Una democracia respondera siempre a los tres conceptos que ya la revolución francesa puso en marcha: Liberté empezando la tuya al termino de la mía, Fraternité “autant que possible” como dicen los franceses a lo que yo añadiría, y Egalité con el máximo respeto a las diferencias que nos asisten y que tenemos que respetar con gran voluntad. La convivencia es un gran valor que nos incumbe a todos.

El nostre ciutat