Actualizado:
17 agosto 2017
18:50

Cruz Roja se queda con un tercio de los usuarios de teleasistencia

Diputación adjudica el servicio a una empresa privada, por un tema económico
Actualidad | 30-12-2016 | facebook yahoo twitter

La Cruz Roja de Alcoy ha visto reducir a poco más de una tercera parte el número de usuarios de la teleasistencia domiciliaria, después de que la Diputación Provincial de Alicante haya adjudicado el servicio que depende de ella a una empresa privada. Así, la Cruz Roja de Alcoy ha pasado de atender a 1.204 usuarios de esta ciudad y comarca a 472, según la información a la que ha tenido acceso el periódico.

Cruz Roja llevaba una veintena de años prestando el servicio de teleasistencia domiciliaria a personas mayores, al que podía accederse tanto con ayuda pública como de manera privada. La mayor parte de usuarios estaban subvencionados por la Diputación Provincial de Alicante, que ha adjudicado el servicio a una empresa privada atendiendo a cuestiones económicas, lo que ha comportado que Cruz Roja pierda la mayor parte de usuarios, con especial incidencia a nivel de trabajadores en Alicante pues la centralita se encontraba en esta ciudad. A nivel local este cambio comportará que la Asamblea Local de Cruz Roja tenga que buscar financiación para la parte que asumía Diputación del coste de la trabajadora social.

Ahora, tras la pérdida de los usuarios de la Diputación, Cruz Roja de Alcoy está dando servicio a un total de 472 usuarios, de los que 242 son privados y los 230 restantes cuentan con apoyo de la administración autonómica, según la información facilitada a este periódico. La diferencia entre unos y otros está en el coste del servicio.

Autonomía en casa

Cabe apuntar que el servicio de teleasistencia domiciliaria está enfocado a que los ciudadanos puedan seguir residiendo en sus domicilios llegados a una edad, pues se les facilita ayuda con solo pulsar un botón, los 365 días del año y las 24 horas de cada una de las jornadas.

El funcionamiento del servicio de teleasistencia es muy sencillo y basta con tener una línea de teléfono fijo. El usuario tiene un equipo emisor en su casa y un medallón que el usuario debe portar siempre consigo, pues en él se encuentra el botón que hay que pulsar en caso de emergencia, y le conecta con una central a nivel provincial, encontrándose al otro lado una persona especializada que atiende al usuario y envía a su domicilio los servicios necesarios.

Además de ofrecer una tranquilidad a nivel sanitario y permitir subsanar con rapidez un problema concreto, el servicio de teleasistencia también comporta ventajas de ámbito social, puesto que el personal y voluntarios de Cruz Roja acuden al domicilio del usuario a ayudarle en tareas del día a día, como cambiar una bombilla, o sencillamente para compartir ratos de ocio y charla.

El nostre ciutat