Actualizado:
26 mayo 2018
15:55
Dany Vilaplana

Cuota de poder

| 14-02-2018 | facebook twitter

El desespero en la afición comienza a llegar a tal extremo en los partidos del Collao que empiezan a celebrarse como triunfos cosas tan surrealistas que Galiana quite a Mario Fuentes para dar entrada a Mariano. El técnico volvió a calcar algo que ya hizo hace dos semanas frente al Ebro y fracasó tras esperar más de una hora para quitar un defensa y meter otro delantero y terminar centrando balones al área. Los rivales empiezan a saber de qué pie cojea este Alcoyano en casa y ya no se cortan cuando vienen al Collao: cinco atrás, bien juntitos sabiendo que enfrente hay un rival que va a querer el balón y esperar a que los de Galiana se partan en dos para montar alguna contra con la que llevarse el partido. El Formentera no tiene el talento de Peralada, Llagostera o Ebro, pero así y todo tuvo capacidad para dar algún susto, que afortunadamente se quedó en eso. De lo contrario, tras la segunda parte que se marcó el equipo, seguramente la grada del Collao hubiera estallado y habría pedido cabezas, no solo la del entrenador, sino que hubiera mirado al palco más que ninguna otra vez porque empieza a haber cierto hartazgo por la manera que se están haciendo las cosas, sobre todo ahora en el mercado de invierno. Algunos aficionados comienzan a tomárselo a risa como se vio el domingo. Un grupo de unos cuantos despidió entre aplausos y con una cierta sorna a Galiana en su regreso a vestuarios tras el partido. El socio blanquiazul necesita ilusionarse. A nivel interno tampoco bajan las aguas demasiado calmadas. Los más afines a Juan Serrano, juran y perjuran que Pascual Sendra, un hombre muy cercano a Hita, nada tiene que ver actualmente con el Alcoyano, pese a que se le ve en los entrenamientos del equipo, hablando con el propio presidente y su coche aparece más de un día aparcado en el párking del Collao. Se trata de un entrenador cuyo tiempo ya pasó pero como persona de confianza de Hita puede ser un estorbo. Las próximas semanas se anuncian divertidas, al menos de puertas hacia adentro en la toma posiciones y de obtener su propia cuota de poder.

El nostre ciutat