Actualizado:
16 diciembre 2017
14:56
Mascotas | 10-01-2017 | facebook yahoo twitter

Diferencias y similitudes entre lobos y perros

VANESA CARBONELL, educadora y entrenadora canina en Diéresis Animal.

Hace unos días vi la entrevista que Carlos Alfonso López García, director de Educan, le realizó a Kurt Kotrschal, doctor en biología experto en psicología comparada de perros y lobos. Kurt Kotrschal es director y cofundador del Wolf Science Center, un centro dedicado a la cría de lobos y perros a través de la cual estudian sus diferencias y similitudes comportamentales. Debo decir primero que nada que esta entrevista me dejó perpleja, no solo por el contenido sino por la forma de expresarse del doctor Kurt y la sinceridad y transparencia con la que daba su opinión sobre temas tan controvertidos como la castración en perros, el concepto de dominancia y preguntas tan espléndidas como ¿un perro equilibrado debe querer jugar con todos los perros?.

Como el contenido de la entrevista es arduo extenso, he seleccionado aquellas preguntas que considero de mayor relevancia, sobretodo en cuanto a tema de perros se refiere. He de aclarar que las respuestas no reflejan mi opinión, aunque sí comparta algunas de ellas, sino la opinión del doctor Kurt; aunque él mismo aclara que para algunas no hay comprobación científica en la actualidad, y son conjeturas que hace en base a los conocimientos de los que sí disponemos.

¿Es cierto que un perro “equilibrado” es aquel que se relaciona correctamente con todo tipo de perros y no muestra comportamientos agresivos?

No. Si tuvieras un perro que nunca mostrara agresividad, en el sentido de comunicación, eso sí que sería patológico, antinatural. La gente ofrece respuestas agresivas en determinados contextos, y los perros hacen lo mismo. La agresión es algo natural y funcional en todas las especies. Lo que sí es responsabilidad del propietario es, conocer a su perro y elegir alguna de estas dos opciones: evitar ciertos contextos o tipos de perros que sepamos que no tolera, o trabajar y entrenar con él para que aprenda a tolerarlos. Tolerarlos no significa que deba jugar con todo tipo de perros, sino que no muestre agresividad en esas situaciones de inseguridad, que sepa que nosotros le protegemos y que no va a ocurrir nada malo.

¿Existe el concepto de dominancia? ¿Viene del comportamiento de los lobos?

Sí, la dominancia existe, pero algo que mucha gente desconoce es que los lobos no necesitan casi nunca “pelear” por este tipo de cosas; los perros tienen muchísimo más arraigado el concepto dominancia que los lobos, ya que los seleccionamos y criamos a lo largo de muchos años para que fueran “sumisos” con nosotros; y ciertos tipos de perros con carácter fuerte tienen problemas si sus dueños no saben manejarlos correctamente. De todas formas, yo no utilizaría el concepto dominancia ya que no refleja lo que realmente es y está envuelto en un significado erróneo de violencia, forzar, etc… yo prefiero la palabra liderazgo, el mismo liderazgo que tendría una madre humana con sus hijos.

¿Estás de acuerdo con la castración/esterilización en perros?

No, considero que la castración/esterilización, fuera de situaciones concretas como indicaciones de salud puntuales, no es ética. Considero que si una persona es realmente responsable de su perro, evitará camadas indeseadas, que es el principal motivo por el que esta moda fuera del sentido común ha aparecido; esa es realmente una tenencia responsable. Si una persona no puede con un animal “entero”, entonces que no lo tenga. Si se cree que un perro tiene problemas de comportamiento por una cuestión hormonal, la primera opción, la más ética, pasa por una castración química. Si ésta da buenos resultados, entonces se podría pasar a una quirúrgica.

¿El lobo y el perro son entonces la misma especie?

Hay opiniones muy controvertidas al respecto, yo prefiero que cada uno, según los datos de que disponemos, forme la suya. Biológicamente son animales que pueden cruzarse y obtener híbridos, pero cerebralmente son muy dispares, es decir, el cerebro de un perro ya no es el cerebro de un lobo. Los que sostienen que lobo y perro son especies diferentes, también afirman que dentro de los perros, tenemos cuatro subespecies muy diferenciadas en cuanto a grupos genéticos, sobretodo en cuanto a comportamiento, según el estudio de Heidi Parker: perros tipo lobo (primitivos como Husky, Chow chow, sharpei, etc), perros pastores (todos los pastores), perros tipo moloso (mastines, dogos, etc) y luego todos los demás.

El nostre ciutat