Actualizado:
18 diciembre 2017
16:00
Locos por... | 27-12-2016 | facebook yahoo twitter

Echa a andar la escuela de teatro del grupo ‘AmorDiscos’

El teatro siempre se ha asociado al entretenimiento, pero tiene muchas otras ventajas. Es la conclusión a la que ha llegado Macrina Soler, una psicóloga que hace algo más de dos años se embarcó en la aventura de hacer teatro. Comenzó escribiendo el guión de un musical titulado ‘AmorDiscos’, que dio nombre al grupo de teatro que se formaría en torno a la obra. “Somos un grupo grande de personas entre 18 y 70 años, motivadas, ilusionadas, que amamos el teatro y la música, y que soñamos cada día haciendo reír, enamorarse, bailar y cantar a todos. Somos una gran familia, donde el trabajo en equipo, la cooperación, el esfuerzo recompensado, la creatividad y el sentido del humor, nos acompañan día a día, para terminar realizando musicales inéditos, con guiones y bailes que surgen de la propia compañía, con el fin de conseguir que todos sean un poquito más felices al vernos y al compartir nuestros musicales con nosotros”, explica.

Como psicóloga, Macrina pronto se dio cuenta de que el teatro tenía un importante componente terapéutico, lo que le ha animado a crear una escuela de teatro, para de esta forma trabajar en equipo los beneficios personales que conlleva la afición por actuar.

Georgina Payá es uno de esos miembros de la compañía que ha experimentado de primera mano el crecimiento personal que comporta la práctica del teatro: “Al principio tenía mucho sentido del ridículo, pensaba que no sería capaz, llegué con la autoestima muy baja, pero la familia me animaba y gracias al apoyo de todos mis compañeros ahora soy otra persona. A mí el teatro me da la vida, es algo difícil de explicar pero antes prácticamente ni salía de casa, y ahora no paro quieta, yo misma puedo decir que los beneficios son enormes”.

Dos años intensos

El grupo AmorDiscos inició su andadura en el verano de hace dos años. Tras su primer musical homónimo, llegó ‘Juntos y revueltos’, ambientado en los años sesenta, que estrenaron en octubre pasado, y esta Navidad también han puesto en escena una pequeña obra de carácter infantil. En este tiempo han llevado los dos musicales por diferentes teatros de Alcoy y comarca, además con un fin benéfico, ya que siempre destinan la recaudación a una entidad social.

La compañía la forman unos 30 actores, además del Ballet de Gabriel Amador, que colabora desde el principio. Llegados a este punto, Macrina considera que es el momento de dar el salto y crecer como compañía: “Es mucha la gente que nos anima y nos pide participar, además me he dado cuenta de que el teatro es más terapéutico que cualquier otro método, alegría, compañerismo, trabajo en equipo, mejora de la autoestima... El teatro aporta muchísimo a quienes lo practican, así que he decidido convertir mi gabinete psicológico en una escuela de teatro”, explica.

Lo que propone Macrina es una escuela de teatro a partir de los 3 años y sin límite de edad. Ella será la directora y contará con miembros de la compañía y otros actores de renombre para impartir talleres. Adam Enrique, por ejemplo, es uno de los componentes de la compañía que ayudará a Macrina en esta nueva experiencia. Adam pertenece también al grupo de teatro de Salesianos Tesalín y cuenta que también ha vivido en sus propias carnes los beneficios a nivel emocional que comporta hacer teatro: “Actores somos todos, meterse en la piel de un personaje es una aventura genial y muy recomendable”.

El nostre ciutat