Actualizado:
21 octubre 2017
01:00

Educación concede un aula de Bachillerato al Andreu Sempere para cubrir la demanda

El TSJ anula de forma cautelar el cierre del aula concertada de La Salle
Actualidad | 23-07-2017 | facebook yahoo twitter

La educación alcoyana ha vivido una intensa semana tras anunciarse el martes la resolución del Tribunal Supremo de Justicia de la Comunitat Valenciana por la cual se suspendía cautelarmente la decisión de la Conselleria de Educación que anunciaba el cierre de una de las aulas concertadas de 1º de Bachillerato del colegio La Salle. A su vez, el órgano ha publicado que abrirá una nueva aula mixta, de este mismo curso, en el IES Andreu Sempere que contará con 35 plazas y que tiene como fin garantizar la oferta educativa en Alcoy. Estos hechos han causado descontentos en familias, en el centro de La Salle y en grupos políticos.

La Conselleria de Educación, tras pretender el cierre de una de las aulas concertadas del colegio La Salle, ha anunciado que abrirá una nueva aula en el IES Andreu Sempere, la cual será mixta y constará de 35 plazas que tienen como fin garantizar la educación para todos los estudiantes de la ciudad. Será el próximo martes 25 de julio cuando la Comisión de Escolarización Municipal anuncie las vacantes a los alumnos que se han quedado sin ningún centro asignado.

El concejal de Educación, Alberto Belda, ha expresado el desacuerdo por parte del Ayuntamiento de Alcoy con la decisión tomada por Marzà con respecto a la unidad educativa de La Salle, pero también ha explicado que “al final quien decide es la Conselleria, nosotros no tenemos ninguna competencia en esas decisiones. Ya les hemos hecho llegar nuestro descontento, pero no nos han hecho caso”.

Con respecto a la nueva aula en el IES Andreu Sempere, Alberto ha querido explicar que “el objetivo final es que ningún alumno se quede sin plaza, pero también entiendo el enfado por parte de La Salle. Antes de la apertura del aula, quedaban algunas plazas tanto en el Andreu Sempere como en el Pare Vitoria, pero con esto se cumplirán las necesidades”. El edil de Educación también ha querido explicar algunas de las problemáticas que han llevado a la educación alcoyana a esta situación, entre ellas “el hecho de que hace tres años el PP abriera un Bachillerato en San Roque sin ser necesario, antes de esto se funcionaba como se está haciendo ahora, cada año se abría un aula adicional en el instituto público con más demanda”.

El director del colegio La Salle, Marc Segura, mostraba a inicios de semana su desacuerdo con la supresión de una de sus aulas donde se iban a cursar los estudios de primero de Bachillerato para el próximo curso, alegando que “en estos momentos, y después de las listas provisionales, alrededor de 40 alumnos de Alcoy se han quedado sin plaza” y considerando que “si se hubiese mantenido la unidad en el colegio La Salle, hubiese habido oferta suficiente en la ciudad”. Marc asegura que “esto confirma que la eliminación se ha llevado adelante sin un estudio serio de los datos de escolarización y que el criterio objetivo de oferta pública suficiente en la zona no está justificado y no se cumple”.

Al descontento por parte del centro educativo, se le sumó también el de algunos grupos políticos, entre ellos el de Ciudadanos que, en boca de su concejala en el Ayuntamiento de Alcoy, Lucía Granados, afirmó que “desde el partido vamos a pedir al Gobierno Municipal que inste a la Conselleria de Educación a retornar la unidad de Bachillerato a La Salle”, hecho que como se ha mencionado anteriormente se llevó acabo sin respuesta fructífera por parte de la Conselleria.

Si bien, poco después de estas declaraciones, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de la Comunitat Valenciana iba anunciar su fallo a favor de La Salle e iba a suspender de forma cautelar la resolución por la cual la Conselleria de Educación negaba la renovación del concierto del aula del centro. De esta forma, el centro seguirá recibiendo la financiación pública hasta que la Generalitat tome una decisión definitiva sobre la renovación del concierto, no obstante, La Salle deberá depositar el importe equivalente a dicha financiación, ya que la medida es cautelar y cabe la posibilidad de que la Generalitat pueda recuperarlo.

Foto: Alumnos en los accesos al instituto Andreu Sempere

El nostre ciutat