Actualizado:
23 agosto 2017
19:36

El Centro de Salud de Cocentaina avanza en ocho meses las obras

Abrirá a finales de 2017 o principios de 2018
Comarca | 11-05-2017 | facebook yahoo twitter

El pasado viernes 5 de mayo se reunieron el diputado autonómico del área de Sanidad, Ignacio Subías, el diputado Rafael Briet, la alcaldesa de Cocentaina, Mireia Estepa, la gerente del Departamento de Salud de Alcoy, Roser Falip, y el concejal de Sanidad de este municipio, Antonio Hernández, entre otros.

Durante el encuentro, hablaron de las obras del Centro de Salud y las mejoras en el área de Sanidad, evaluando las necesidades en el ámbito de la salud de la comarca del Comtat. Hacia mediodía el jefe de obra del Centro de Salud junto con su director explicaron el estado de las mismas y las fases del proyecto que quedan por hacer. Los trabajos van a buen ritmo, según informaron, y las obras podrían estar finalizadas a finales de 2017 o principios de 2018, reduciéndose en 8 meses menos, el tiempo previsto para su ejecución. “Estamos muy satisfechos con el transcurso de este proyecto de mejora y ampliación del Centro de Salud. La salud pública y de calidad es un pilar del sistema de bienestar en el que creemos y ya hace años que reivindicábamos la necesidad de tener un ambulatorio que cubrirá las necesidades de los vecinos y vecinas de Cocentaina”, decía Mireia Estepa.

Recordar que la reforma y ampliación del Centro de Salud de Cocentaina tiene un coste que ronda los 1,8 millones de euros y permitirá dotar a estas instalaciones de nuevas salas para consultas, servicios de urgencias, despachos médicos así como de un nuevo gimnasio para la rehabilitación y otras mejoras que revertirán sobre el servicio que se presta a los pacientes.

El proyecto, reivindicado durante más de quince años en el municipio, estaba pendiente desde 2007 cuando comenzó a aparecer en los presupuestos autonómicos sin llegar a ejecutarse. Las obras empezaron en julio de 2016, cuando se anunció que el tiempo estimado para las obras era de 21 meses, aunque podría verse reducido, como al parecer ha sucedido

El nostre ciutat