Actualizado:
22 noviembre 2017
19:34

El Ministerio impide que el Ayuntamiento cree una empresa

Al tener que aprobar un nuevo plan económico financiero por incumplir la regla de gasto
Actualidad | 19-10-2017 | facebook yahoo twitter

El Ayuntamiento de Alcoy no podrá crear la empresa pública que había acordado y mientras desde el gobierno municipal culpan a un cambio de criterio del Ministerio de Hacienda, los populares alcoyanos inciden en que ya advirtieron que no podría crearse y responsabilizan a “la izquierda”. Cabe recordar que la creación de una empresa pública, que gestionara diferentes servicios públicos buscando mejorar su prestación, fue aprobada por el Pleno municipal en septiembre, con los votos a favor de PSOE, Guanyar Alcoi y Compromís, en contra del PP y la abstención de Ciudadanos.

Desde el gobierno municipal explican que la creación de la empresa pública era posible al haber finalizado el Plan Económico Financiero al que estaba sometido el Ayuntamiento desde 2012, pues estar acogido a dicho plan es incompatible con la puesta en marcha de este ente. Sin embargo, el Ayuntamiento se ha visto obligado ahora, por el Ministerio, a aprobar de nuevo un Plan Económico Financiero para los años 2017 y 2018, con el que se garantice la estabilidad presupuestaria. El año pasado el Ayuntamiento se excedió en la regla de gasto (el límite de gasto que impone el Ministerio a los Ayuntamientos) en 400.000 euros y el gobierno recuerda que, según la ley, se obligaba a los Ayuntamientos a bloquear una parte del Presupuesto de 2017 para garantizar que no se volviera a producir. El Ayuntamiento tomó en julio esta medida y con ello estimó que podría crearse la empresa pública, si bien ayer saltaba la noticia de que “el Ministerio de Hacienda ha vuelto a cambiar su criterio, que restringe y condiciona todavía más la capacidad y autonomía de los Ayuntamientos, y obliga a todos los municipios que hayan superado la regla de gasto a, además de adoptar las medidas que marca la ley, aprobar un nuevo Plan Económico Financiero”. Como dicho plan será para este año y el próximo, la empresa pública no podría materializarse hasta 2019.

La concejala de Hacienda, Vanessa Moltó, señala que “desde el gobierno municipal lamentamos la voluntad clara del gobierno estatal del Partido Popular de limitar la capacidad de acción y la autonomía de los ayuntamientos. Una cosa es la estabilidad y otra evitar con diferentes cambios de criterio que los municipios puedan destinar sus presupuestos a mejorar la vida de los ciudadanos con medidas como ésta”. Esta edil añade que “la creación de una empresa pública pretendía ahorrar dinero y tener unos servicios públicos como la limpieza, la asistencia y servicios sociales, la gestión de instalaciones deportivas o el mantenimiento de parques y vías públicas mejores para los ciudadanos. El cambio de criterio por parte del Ministerio complica, una vez más, la gestión municipal y nos impide poder crear una empresa pública para gestionar directamente determinados servicios y así ahorrar y mejorar la gestión de servicios públicos”.

LAS CRÍTICAS DEL PP

Mientras, el PP salió rápidamente al paso, tras la reunión mantenida ayer con el alcalde en la que se les informó de que no se podrá crear la empresa pública, y el concejal popular Ignacio Palmer explica que “la decisión de crear una empresa pública fue un movimiento político de la izquierda para anteponer su ideología a las necesidades de los alcoyanos. Los socialistas querían crear una empresa pública para hacer la competencia, con recursos públicos, a las empresas privadas, pero además asumiendo un riesgo económico con el dinero de todos los alcoyanos”.

Los populares recuerdan que en la aprobación de los Presupuestos para 2017 presentaron una enmienda donde solicitaban la supresión de la partida de 200.000 euros para la constitución de una empresa pública y el traspaso de este importe a la partida de mantenimiento ordinario de vías públicas. Recuerdan que siempre cuestionaron crear una empresa pública, tanto a nivel de requisitos legales como en lo que respecta a una decisión política sin planificación”. Palmer apunta que “no solo estamos ante la disolución del comienzo de una empresa pública, de lo que nos alegramos, sino que estamos una vez más ante los incumplimientos del alcalde y de una gestión sin planificación”.

El nostre ciutat