Actualizado:
16 agosto 2017
18:06

El año de la verdad para Maia Llácer

La gimnasta se estrena como júnior en el Centro de Tecnificación de Palma
Deportes | 08-08-2017 | facebook yahoo twitter

Maia Llácer tiene un sueño desde pequeña que es ser gimnasta de élite. Un entorno privilegiado reforzó esa idea –su madre es Montse Sirera, entrenadora y fundadora del Club L’Esport y única juez internacional en nuestro país–, si bien las nuevas obligaciones familiares le llevaron hace unos años a trasladar su residencia de Alcoy hasta Gijón donde sus progresos deportivos lejos de resentirse se vieron reforzados.

Sus excelentes resultados en competiciones nacionales no tardaron en llamar la atención de las responsables de captación de la Federación Española de Gimnasia Artística.

La alcoyana comenzó a ser una asidua en las distintas concentraciones que se organizaban a nivel nacional que capta y hace un seguimiento a los nuevos valores que van surgiendo. Hasta que un día recibió la invitación de la Federación para ingresar el CAR de Madrid y así calcar los pasos que Néstor Abad siguió en su etapa de iniciación tras abandonar nuestra ciudad.

La decisión que tomó el entorno de la gimnasta fue que ingresara en el Centro de Tecnificación de Palma a las órdenes del prestigioso entrenador Pedro Mir y que de esta manera en su primera experiencia lejos de casa se sintiera más arropada al tener familia en la isla que iba a ocuparse de arroparle en esta nueva etapa deportiva.

Ese primer año fue el pasado pero como miembro del grupo de entrenamiento al no contar con la edad mínima. Un requisito que ya cumple al haber hecho los 14 años y ello le permitirá hacer su debut en la categoría júnior como alumna del Centro de Tecnificación.

Entrenar con las mejores

Un paso que puede marcar su futuro como deportista de élite al tener la oportunidad de entrenar a diario con varias de las mejores gimnastas del país. El Xelska cuenta en sus filas con Cintia Rodríguez y Claudia Colom, segunda y tercera en el último Campeonato de España.

Su adaptación a la nueva vida que tiene en Palma no le ha ido tan mal. Maia Llácer logró hacerse un hueco en el equipo B del Xelska con el que terminó sexta en la Copa de España. A nivel individual, la alcoyana fue subcampeona en barra en el último Nacional y quinta de la general en Nivel 7.

Ahora su objetivo es dar el salto al primer equipo –actual subcampeón de España– y ganarse la confianza de su técnico Pedro Mir para que el trabajo diario se vea reflejado en una evolución y buenos resultados.

El nostre ciutat