Actualizado:
19 noviembre 2017
19:51
Locos por... | 31-08-2017 | facebook yahoo twitter

“En el sector del helado predomina la tradición”

El helado es uno de los productos estrella del verano. Desde los meses de abril o mayo hasta casi Navidad, consumimos helado como postre, como merienda o como aperitivo. En la provincia de Alicante, existe una gran tradición heladera, sobre todo en la ciudad de Xixona, cuya esencia está presente en nuestra ciudad de la mano de la heladería-cafetería Los Jijonencos.

Según nos han contado en este establecimiento, “el sector de la fabricación y venta de helado no es como otros sectores como la informática, que cada año cambia y surgen avances, en este caso, es muy difícil que hayan novedades anuales, predomina la tradición. En cuestión de maquinaria, la evolución es muy lenta, cambia cada década, más que cada año y, respecto al helado, sí surgen sabores nuevos, pero la mayoría son los de toda la vida”.

El proceso de fabricación del helado no ha cambiado casi. Dependiendo de la base que se elija, la receta será distinta. Puede fabricarse con base de leche o nata o de agua y, más tarde, se le añaden los ingredientes que harán identificable el sabor del helado a esta base. Aunque resulta menos cremosa, la base de agua permite que los intolerantes a la lactosa puedan consumir helado y, además, el agua siempre acaba siendo más refrescante.

En verano, no solo tomamos helado para refrescarnos, también existe un gran consumo de ‘agualimón’ y de horchata. “En esta zona, hay mucha costumbre de consumir líquidos, pero en función de la temperatura hay más demanda de horchata y ‘agualimón’ o de helado. Si hace mucho calor, el consumo de líquidos aumenta”, nos han explicado en esta heladería.

¿Qué es lo que más pedimos?

Los adultos se decantan más por los sabores clásicos como el turrón, el mantecado, la leche merengada o los sabores de frutas como la fresa, pero también consumen horchata y agualimón y son los que más demandan las tradicionales ‘mezclados’, mezcla de limón granizado y horchata, y el ‘nacional’, que se trata de una copa de granizado de café rematada con una bola de helado de mantecado.

En cambio los más pequeños suelen elegir los sabores más novedosos como el kinder, el oreo, galleta príncipe, etc. Según nos han contado en Los Jijonencos “en los últimos años, el oreo y el kinder están teniendo mucha aceptación entre los más jóvenes. Esto se debe a que los niños asocian el nombre del helado con la galleta que suelen tomar para merendar y que los adultos no consumimos tanto”.

La crisis y el helado

Todos los sectores sufrieron de un modo u otro la crisis, para el sector del helado no fue diferente. Hubo algunos años de recesión en los que el consumo de helado, ‘agualimón’ u horchata bajó y se estancó. En cuanto a los tamaños de las tarrina, la demanda de los tamaños más pequeños se elevó bastante. Además, la demanda de productos algo más caros como el nacional o el mezclado se redujo, aunque no en su totalidad.

Actualmente, el consumo del helado, los granizados o la horchata está volviendo a subir, la gente vuelve a pedir tamaños de tarrina más grandes y a consumir los productos más tradicionales.

El nostre ciutat