Actualizado:
24 octubre 2017
01:00
Mascotas | 20-09-2017 | facebook yahoo twitter

Etapas de desarrollo en los perros

Los perros, al igual que muchos otros mamíferos, pasan por una serie de etapas evolutivas que determinarán - exactamente igual que en los humanos –, qué cosas podrán y no podrán hacer. Además, cada etapa de desarrollo nos marcará unas necesidades concretas, siendo de vital importancia conocerlas para poder satisfacerlas adecuadamente. El 90% de problemas de conducta en perros se podrían evitar si conociéramos y cubriéramos las necesidades concretas de cada estadio evolutivo de nuestros perros de forma correcta.

Veamos cada una de ellas y sus características específicas.

Etapa infantil

En perros, esta etapa abarca desde el nacimiento, hasta aproximadamente los 6 meses; encontrando variaciones según razas y/o tamaño de los perros. La etapa infantil es la más importante de sus vidas, - de nuevo, al igual que pasa en muchos otros animales, incluidos nosotros -. Lo que hagamos o no hagamos durante este período de tiempo, marcará cómo será el perro el resto de sus días. De hecho, los centros caninos, como el nuestro, tenemos planes de educación y socialización concretos para perros comprendidos entre esas edades.

Dentro de esta etapa, tenemos dos subetapas diferenciadas, de vital importancia. La primera se conoce como período de Imprinting, y abarca desde el nacimiento hasta los 2 meses y medio. Durante este período se desarrollan cuestiones tan importantes como la identificación como especie, el lenguaje específico – verbal y no verbal – de su especie, los patrones de juego, la futura identificación sexual, etc. Si quisiéramos que nuestro perro tuviera un desarrollo ideal, debería pasar este período con su madre y hermanos, solo de esta forma empezaríamos la educación y convivencia con él de una forma perfecta, una vez ya ha adquirido parte de los conocimientos más importantes de su vida. Los criadores especializados tienen planes de estimulación temprana fantásticos para mejorar esa socialización temprana durante este período, sin separar a los cachorros de su madre y hermanos. Los entrenadores caninos siempre nos aseguramos de escoger un perro que haya pasado este período de su vida de la forma ideal. Después del período de Imprinting, nos encontramos con el período de Socialización. Lo que se haga o no se haga durante esta etapa es lo más importante cara al futuro carácter del perro, en otras palabras, es determinante. Por norma general, un cachorro va a necesitar de forma urgente una correcta socialización, con la intensidad y graduación adecuadas. Socializar a un cachorro es fantástico, pero requiere mucho tiempo y dedicación.

A nivel neuronal, están construyéndose las estructuras cerebrales que después serán el filtro a través del cual el perro interpretará la realidad.

Etapa Adolescente

Como nosotros la llamamos… la “super etapa”. Suele ser el momento en el que los propietarios de perros nos contactan desesperados, y las frases más comunes son: “pero si él nunca había hecho eso”, “pero si siempre ha sido muy bueno”, “no se qué le ha pasado, está trastornándose” y un largo etc. Exactamente igual que en los humanos, la etapa adolescente está acompañada de cambios drásticos en el comportamiento, es donde aparecen las primeras reactividades, miedos nuevos, reacciones exageradas, falta de autocontrol… En los perros este período suele abarcar desde los 6 meses hasta aproximadamente los 3 años.

A nivel neuronal, encontramos la influencia de las hormonas en la conducta. Es el período más largo y de más dedicación hacia nuestro perro. No debemos descuidar la socialización, y debemos hacer mucho hincapié en ejercicios de autocontrol. Es especialmente importante atender a posibles sensibilidades y miedos nuevos, para trabajarlos en el mismo momento en que aparecen, y no permitir que se arraiguen. En general, los perros en esta etapa necesitan mucha estimulación física, pero sobre todo mental. En Diéresis animal, un 98% de los perros que acuden a nuestros cursos – y que no son cachorros – están en su etapa adolescente, momento en que los propietarios necesitan más apoyo y poder ofrecer actividades de estimulación física y mental a sus perros.

Etapa Adulta

Desde los 3 años hasta aproximadamente los 7/8 años. En esta etapa, la frase de los propietarios suele ser: “lo noto más centrado”, “¡por fin ha madurado!”. Se dice que, a partir de los 3 años, ya tienes el perro que vas a tener el resto de su vida; es cuando vas a poder disfrutar de verdad de todo el trabajo que has realizado en las etapas previas. En esta etapa, nuestros perros ya no requieren tanta estimulación física y mental, aunque siempre la van a necesitar, pero podemos “bajar un poco el ritmo”. Las inseguridades, miedos y reactividades por lo general bajan – siempre que hayamos trabajado al respecto en la etapa anterior -, y en general, los notamos más tranquilos y más predecibles.

Etapa Senior

La última etapa de desarrollo en nuestros perros. Se considera a un perro senior a partir de los 7/8 años de edad, habiendo variaciones según razas y/o tamaños.

Aquí nos empezamos a encontrar algunos problemas de salud propios de la edad, como pérdida de visión o audición, dolor articular, etc. A menudo, estos problemas pueden ir acompañados con problemas de conducta; por ejemplo, es muy común que un perro que está perdiendo visión se vuelva un poco reactivo cuando antes no lo era. Es completamente normal. En definitiva, exactamente las mismas situaciones que se pueden dar en una persona mayor. Es el momento en el que debemos adaptarnos más a nuestros perros, acoplar las actividades a sus capacidades y sobre todo, como ya no podemos relajarles con actividad física, es la etapa en la que más estimulación mental van a necesitar.

El nostre ciutat