Actualizado:
25 mayo 2017
00:19

Fapas anuncia que deja de alimentar a los buitres

El Ayuntamiento asegura que un funcionario seguirá encargándose del suministro y mantenimiento del paraje
Actualidad | 03-05-2017 | facebook yahoo twitter

Corría el año 2000 cuando Fapas-Alcoi emprendió el Projecte Canyet de reintroducción del buitre común en nuestras comarcas. Desde entonces, la iniciativa ha logrado consolidar una población de unos 120 ejemplares en la Sierra de Mariola, una población que se incrementa cada año con la llegada de nuevas crías, a razón de unas quince por anualidad, si bien hay que tener en cuenta que el número total de ejemplares fluctúa continuamente por la gran movilidad de la especie.

El papel de Fapas-Alcoi ha sido, por un lado, de carácter divulgativo y de sensibilización social, convirtiendo las canteras de Sant Cristòfol en lugar de peregrinación para la sociedad alcoyana, donde acuden para conocer esta reserva de fauna y el comportamiento de las aves, y por otro lado, Fapas-Alcoi ha llevado a cabo desde el año 2000 los trabajos de mantenimiento del Canyet, fundamentalmente la alimentación de las rapaces, que implica recoger comida y restos de ganaderos y carniceros, con vehículos particulares.

Es precisamente esta última cuestión la que ha desencadenado el conflicto con el Ayuntamiento, ya que desde Fapas se ha querido negociar el traspaso del proyecto a manos municipales, después de 16 años haciéndolo ellos de manera altruista y voluntaria, sin que finalmente haya habido posibilidad de acuerdo.

Ya a principios de este año, la entidad hizo pública su desesperanza y el riesgo que presentaba el proyecto de desaparecer. El gobierno municipal se comprometió entonces a contratar una empresa para que realizase el servicio de alimentación a los buitres y en febrero, viendo que la solución propuesta por el Ayuntamiento no acababa de concretarse, Fapas-Alcoi dio un ultimátum de tres meses para resolver el problema. Finalmente, si nadie lo remedia, mañana miércoles será el último día que los responsables del Canyet suban comida a las aves.

Desde Fapas-Alcoi lamentan la falta de implicación por parte del Ayuntamiento y en concreto, del departamento de Medio Ambiente, en un proyecto que, según destacan, comporta beneficios a nivel de sostenibilidad (las aves consumen carne que de otra forma tendría que ser incinerada) y sobre todo, se ha convertido en un referente de protección de la biodiversidad, y al que la ciudadanía alcoyana guarda una gran estima.

El Ayuntamiento seguirá alimentando a los buitres

La concejalía de Medio ambiente, ante las informaciones de los últimos días, explica que la situación de los buitres al Proyecto Canyet es la misma que ha habido a los últimos años: tanto el suministro como el mantenimiento del paraje lo realiza un funcionario municipal de la concejalía. «Es curioso pero sin consultar a la fuente oficial, se ha dado por supuesto que se dejaban abandonados los buitres» explica Jordi Martínez, regidor de Medio Ambiente.

Desde el Ayuntamiento, también se explica que hace tiempo que se trabaja para que el proyecto tenga continuidad, tanto con el trabajo diario, con las subvenciones a entidad cómo desde otras actividades de rutas y visitas.

«Está todo está dentro de la normalidad en la evolución de los proyectos que empiezan con un impulso de colectivos o voluntarios, y van evolucionando y profesionalizándose. Estamos trabajando hace tiempo y seguiremos trabajando» comenta Martínez.

El nostre ciutat