Actualizado:
19 agosto 2017
20:18

Hambre de títulos

Nadie consigue más que los carniceros en el deporte local
Deportes | 10-04-2017 | facebook yahoo twitter

Hablar del CDC, siglas con las que se conoce al Club Deportivo Carniceros, es como referirse al gran dominador del fútbol local, al menos con el cambio de siglo. Nadie ha logrado más que ellos y el pasado domingo lo volvieron a conseguir. Muchos se preguntan hasta cuándo va a durar esta supremacía tan aplastante, pero escuchando a sus protagonistas mal lo tienen sus detractores. “Nuestra ilusión es seguir consiguiendo más títulos. El año pasado, los penaltis en la final de la Copa nos impidieron lograr los cuatro y nos quedamos en tres títulos. No sé si alguien lo ha conseguido en la historia del fútbol local”, se pregunta Andreu Vilaplana, autor del gol que le daba a los Carniceros el cuarto título consecutivo y el decimosegundo en las últimas dieciséis temporadas.

La historia moderna del fútbol local comenzó a reescribirse en la temporada 2001/02. Hasta esa campaña, el CDC solo había conquistado dos títulos -1978/79 y 1990/91- y tres subcampeonatos -1970/71, 1991/92 y 2000/01- en sus casi 60 años de existencia. A partir de ese curso, hace de eso dieciséis temporadas, hubo cambio de ciclo y se abrió una etapa que casi dos décadas después aún sigue en pie. Solo en la temporada 02/03, en la que el APAS fue campeón y el At. Salesiano subcampeón, el nombre de los Carniceros no aparece entre los dos primeros de la competición, mientras que en la temporada 06/07, 07/08 y 12/13 no fueron campeones pero se alzaron con la segunda plaza de la liga.

Los números de esta última temporada son espectaculares: de veinte partidos, ganaron 17, empataron dos y solo perdieron uno. Han sido el equipo menos goleado y a falta de una jornada son la plantilla que más marca con 89 goles.

Hasta en siete ocasiones han pasado de la media docena de goles en un partido: tres veces lograron seis, otras tres un total de siete y el récord fue el 10-0 que le endosaron al Contestano B. Hasta trece jugadores de su plantilla han conseguido al menos un gol esta temporada.

Solo el Independiente logró sacarle los colores al derrotarle por 0-2. Tampoco pudo con el Imperial, con el que empató los dos partidos -1-1 y 3-3-, y al At. Salesiano, con el que se ha jugado el título de liga los tres últimos cursos, le derrotó en las dos ocasiones, 1-2 y 1-0 este domingo con el gol de Andreu Vilaplana. “Ha sido una liga muy reñida y diferente a las otras porque At. Salesiano, Imperial y nosotros hemos estado hasta el final luchando por el título. Encima nos jugamos la temporada en el último partido. Fue muy bonito un desenlace así y estamos muy contentos porque no ha sido fácil. Al Español le conseguimos ganar en el último minuto y hasta la penúltima jornada no conseguimos ponernos líderes, lo que da una idea de lo complicado que ha sido ganar esta liga”.

Andreu Vilaplana, que cumple su tercera temporada en el equipo, llegó al CDC procedente del Independiente. Asegura que el fichaje por los Carniceros le permitió tener otra perspectiva del mundo del fútbol que hasta ese momento desconocía. “Pensaba que sabía muchas cosas pero cuando llegué aquí me di cuenta de que me quedaba mucho por aprender. Es un club especial por la manera de sentir este deporte. Todos tenemos una ocupación al margen pero se vive de una manera muy intensa. Siempre se está atento a cualquier detalle, ves la forma que tienen los más veteranos de arropar y motivar al resto. Solo de esta manera entiendes que se haya conseguido tanto y siga esa ambición de querer aún más títulos”.

Andreu Vilaplana, de 25 años, además de ser el autor de los dos goles más importantes de la temporada frente a Español y At. Salesiano, ha sido el ‘killer’ del equipo por segundo año consecutivo. Lleva 26 por 29 Jorge Francés, que salvo sorpresa de última hora será otra temporada pichichi del fútbol local. “Él se mueve por todo el ataque y tiene más calidad con el balón en los pies, yo soy más 9 puro”. Sin embargo, de no haber sido por una lesión de rodilla que le mantuvo fuera del equipo entre finales de noviembre y principios de enero la lucha por ser el mejor artillero de la liga hubiera sido seguramente otra. “Creo que fueron tres o cuatro partidos lesionados y otros cuatro o cinco entrando progresivamente en el equipo. En muchos entré en la segunda parte para ganar confianza reservándome para el final de la liga, pensando que venían los partidos más importantes. Formamos un bloque muy bueno, que mezcla calidad con mucha experiencia, como es el caso de Antolí, Vañó o Antonio, nuestro capitán. También es muy importante la labor del técnico Juan Carlos, que lleva mucho tiempo en el equipo y es una pieza fundamental en el funcionamiento nuestro”.

El nostre ciutat