Actualizado:
26 septiembre 2017
01:00
Locos por... | 16-07-2017 | facebook yahoo twitter

Investigando el motivo del declive del gorrión

El biólogo alcoyano de 24 años, Edgar Bernat, se encuentra inmerso en la realización de la tesis de su doctorado, el cual ha decidido dedicar al ‘Estudio del declive del gorrión común en la Comunidad Valenciana’. Con este trabajo, Edgar explica que quiere “demostrar que algo estamos haciendo mal para un animal que convive con nosotros habitualmente haya descendido alrededor de un 70% en la Valencia en los últimos 10 años”.

Edgar lleva años dedicándose a este estudio, ya que tanto su trabajo de final de grado en Biología, como el de final del máster en Biodiversidad que cursó, los dedicó a analizar diferentes frentes sobre la vida actual del gorrión. El joven biólogo asegura que “estudiar un factor como los factores que afectan a la supervivencia de un animal es un trabajo largo y costoso, y espero tenerlo acabado del todo en un tiempo total de 3 o 4 años”.

El trabajo de Edgar estudia al gorrión tanto en las zonas rurales, donde explica que “los factores principales que afectan son los cambios en la agricultura que perjudican a la comida del gorrión y hacen que se trasladen de hábitat”, como en las zonas urbanas, donde “las hipótesis sobre el declive son más numerosas y estamos buscando cuales son las más frecuentes”.

Para analizar de la manera más completa posible el porqué de este declive, Edgar ha centrado y estructurado su trabajo en tres frentes principales en los que está trabajando simultáneamente, centrados principalmente en localidades de l’Alcoià i el Comtat como Alcoy, Benilloba, Cocentaina, Ontinyent, Banyeres o Muro. El primer frente estudia la disponibilidad en estos diferentes pueblos y ciudades para que puedan colocar sus nidos y los factores que afectan a la distribución urbana del gorrión. Esta es la parte del trabajo que tiene más avanzada y sobre la cual podrá tener resultados en poco tiempo.

Por otra parte, el biólogo alcoyano ha establecido el parque de Cervantes como una zona de estudio en la que, diferentes días a la semana, coloca un total de 3 redes de 4 metros para que los gorriones se enganchen en ellas y poder realizarles un proceso de anillamiento. Con esto, Edgar explica que pretende “adjudicarle una especie de DNI a cada uno de los gorriones que encontramos, con el fin de poder analizar la capacidad y tiempo de supervivencia que tiene cada uno y al mismo tiempo, conocer su ‘homerange’, el cual nos dirá por donde se mueve habitualmente”. Edgar nos explica también que “he elegido cervantes porque es una zona que combina el hábitat urbano y el paso de personas con factores naturales como la cercanía de un río, además de ser una zona por la que pasan habitualmente”.

Finalmente, Edgar ha comunicado su intención de “hacer todas las publicaciones posibles con el fin de concienciar a la gente de que algo hay que cambiar, sobretodo en la contaminación que producimos, porque nos afecta a todos”.

El nostre ciutat