Actualizado:
26 julio 2017
18:51

Juan Serrano: "Subir no es un capricho, es una obligación"

El presidente del Alcoyano habla sobre la nueva temporada y la llegada de Toni Aparicio al banquillo blanquiazul
Deportes | 06-07-2017 | facebook yahoo twitter

Resulta asombroso su manera de reinventarse e ilusionarse con un nuevo proyecto. Año que pasa, y Juan Serrano va camino de su novena temporada al frente del Deportivo, siempre trata de buscar esa luz al final del túnel que le vuelva a iluminar para hacer borrón y cuenta nueva. Una semana antes ni quiso estar en la despedida de Toni Seligrat, una traición que golpeó fuerte su orgullo y ese pensamiento que le hace creer que su querido Alcoyano no es un club más y que ese fútbol de sentimientos es posible en estas categorías. En la presentación de Toni Aparicio ya se le pudo ver otra vez radiante y convencido de que el de Enguera, otro como él de la vieja escuela, era el técnico ideal para volver a ilusionar a una afición que se quedó con ganas de más tras ver cómo todo el esfuerzo de un año se esfumaba en los primeros minutos de la segunda parte del Collao frente al Cartagena

–¿Cómo queda el cuerpo después de la ilusión que se generó en la eliminatoria contra el Cartagena? – “Fue un palo grande, todos nos quedamos con ganas de más porque el Cartagena tampoco demostró que fue mejor que nosotros, pero quiero ser positivo y me quedó con la gran temporada del equipo. Fue sencillamente espectacular, la mejor desde que soy presidente. Estar treinta jornadas segundo y dos como líderes es para disfrutar y más en el grupo III. Cuando empezamos en julio solo había cuatro jugadores. Se confeccionó una plantilla nueva. Me quedó también con la comunión que hubo entre la afición y el equipo. Fue una gozada ver el Collao como estaba el día del Cartagena y las ganas que habían de ver al equipo”.

–Cuarto play-off en ocho temporadas de mandato no es un mal balance –”Hacía tres temporadas que no conseguíamos clasificarnos y se notaba en el ambiente que había ganas de ver otra vez al equipo entre los mejores del grupo. La gente se malacostumbró porque en mis cinco primeros años de mandato se jugaron tres play-off y parecía que era algo sencillo. Ahora nos hemos dado cuenta de que cuesta mucho. Sin embargo, el Alcoyano es un gran club y se puede aspirar al máximo siendo el once o el doce presupuesto del grupo. Es lo que nos diferencia y hace que tengamos unos futbolistas implicados al 200 por ciento que vienen a darlo todo. Solo así se puede conseguir una temporada para enmarcar, como se hizo finalmente”.

–¿Qué pasó para que al equipo se le hiciera la temporada larga y cayera en el play-off en la primera eliminatoria? “Fue un cúmulo de circunstancias. No es fácil para una entidad como la nuestra estar peleando con verdaderos trasatlánticos. Pagamos un poco tener una plantilla corta, con solo dieciséis fichas sénior y dos sub’23. También nos hizo mucho daño las lesiones de nuestros centrales. Mario Fuentes apenas ha jugado y Tomás Ruso se nos cayó en el momento más inoportuno. Encima tampoco dispusimos de Mario Arques en toda la segunda vuelta. A pesar de que se nos hizo largo el final de liga, el equipo fue muy regular y esa regularidad nos llevó al subcampeonato, que hasta ahora no se había conseguido. Tampoco se digirió bien estar clasificados a falta de tres jornadas. Las otras veces que habíamos jugado el play-off fue en el último partido y estando pendiente de otros resultados”.

–Ver el entusiamo que se ha generado entre la afición en las dos semanas de la eliminatoria contra el Cartagena fue de las imágenes de la temporada “Sin duda, me encantó como afrontó la afición la eliminatoria contra el Cartagena. El ambiente que se vivió el día del Collao, con más de 5.000 personas en el campo, es algo que no se me olvidará. No había visto el Collao igual en las ocho temporadas que llevo como presidente. Se ha vuelto a demostrar que Alcoy son sus fiestas y el CD Alcoyano. Ningún otro acontecimiento es capaz de congregar a tanta gente en la ciudad. Es una lástima pensar que hay una afición y un sentimiento y no seamos más socios para tener a nuestro equipo en el fútbol profesional. Creo que después de lo vivido contra el Cartagena todos deberíamos hacer una reflexión. No solo hablo a nivel de grada, sino de la ciudad en general y me refiero también a políticos y empresarios para rentabilizar mejor una marca como es el CD Alcoyano y sacarla del pozo que es la Segunda B. Esta temporada se ha demostrado que con menos podemos hacer mucho. Hemos competido de tú a tú con clubes como el Barça B con diez millones de presupuesto”.

–El descenso de Mallorca y Elche llevan al grupo III a una dimensión desconocida – “Va a ser una temporada bonita y apasionante. Van a verse en el Collao partidos que en otro grupo será difícil de ver por la calidad de los equipos. Por ello será muy importante poder caminar todos juntos de la mano. Nuestra intención es volver a dar mucha guerra y decir que el Alcoyano está aquí con ganas de estar entre los mejores”.

–¿Lo de Toni Seligrat has conseguido digerirlo? – “No fue fácil porque nunca entendí sus razónes, pienso que un club como el Alcoyano era el que mejor se ajustaba a su personalidad, pero solo me queda desearle lo mejor. De puertas hacia adentro hemos hecho borrón y cuenta nueva y con la llegada de Toni Aparicio se abre una nueva etapa”.

–¿Y por qué Toni Aparicio? Ha sido toda una sorpresa “Sobre todo lo que hemos buscado era dar continuidad a un proyecto que con el esfuerzo de muchos se consiguió hacer un Alcoyano ganador. Es un técnico con muchas similitudes a Seligrat en cuanto a seriedad e implicación en el trabajo. También era una persona que quería venir al Alcoyano. Además de conocer bien esta casa, sabe lo que es esta categoría y el grupo. Desde el momento que fuimos a hablar con él percibí que tenía muchas ganas de entrenar aquí. Manejamos otras opciones, consideramos la posibilidad de Planagumà, un técnico de otro perfil más acostumbrado a filiales, pero pensamos que no era el momento. Tener 61 años no es un hándicap, ahí está David Vidal o Anquela que ha llegado al Oviedo. Estoy convencido de que Aparicio nos va a dar mucho y que llega en el momento justo. Cuando nos entrevistamos con él, traté de ser muy directo y esas dudas que algunos tienen, quise trasladárselas. Me transmitió seguridad, me dijo que ha evolucionado y que también es un entrenador ganador. Siempre que ha estado en un club en el que ha gozado de continuidad ha logrado resultados importante. Al Ontinyent estuvo muy cerca de subirlo a Segunda A. Es también un buen estratega, algo que en nuestro grupo es fundamental porque hay muchos campos de césped artificial. Además tiene ese sentido de la practicidad que es lo que al final te hace ser regular y estar arriba”.

–A falta de saber lo que pasará con Marc Martínez, hay catorce jugadores que siguen de la pasada temporada. – “Siga creyendo que la de la pasada temporada es la mejor plantilla que he tenido en las ocho temporadas que llevo como presidente, no solo en cuanto a calidad sino en compromiso y en implicación. Encima están a gusto en el Alcoyano. Ellos han sido los que nos han pedido seguir. Quizás nos hubiera gustado ver a David Torres y Gato marcar más goles, pero muchas veces lo importante no es quien los hace sino que se consigan. En ese sentido, ha estado muy repartido. Han sido contados los jugadores que se quedaron sin marcar. No está todo en traer a dos o tres figuras para llenar el saco, sino que el saco se llene con el esfuerzo de todos”.

–¿Y en cuanto a refuerzos? – “Tenemos las ideas claras, sabemos lo que queremos, pero no siempre podemos optar a esos futbolistas. Al final el mercado se encargará de ponernos en el lugar que nos corresponde. La llegada de Mallorca y Elche aún empeora más las cosas. Vienen con dinero fresco y competir contra ellos es algo imposible, a no ser que quieras empeñarte para muchos años. Nosotros trataremos de jugar nuestras bazas. Hemos conseguido renovar a Barreda, Álvaro García y Mariano, que en sus puestos son de lo mejor de la categoría. Tomás Ruso esperamos contar con él para octubre”.

–La promoción sirvió para ver que si el equipo tira del carro hay afición para llenar el Collao, ¿cómo captar a esos hinchas que estuvieron el día del Cartagena y que muchos de ellos no volverán esta temporada al campo? – “Si tuviéramos cada partido de casa una entrada como la que vimos aquel día no estaríamos hablando ahora de subir a Segunda División sino de algo más grande. Queremos arriesgar en la próxima campaña de socios y captar a muchos de los que estuvieron ante el Cartagena para que se saquen el carnet. Hay clubes como el Elche que solo en ingresos por socios superar el medio millón de euros. Nosotros estamos en poco más de 200.000 euros con unos 1.500 abonados. Lo ideal sería poder conseguir 100.000 euros más por socios y disponer de esos dos o tres jugadores más que nos pudieran dar un salto de calidad”.

–El club anda inmerso en una ampliación de capital, ¿cómo anda el proceso? – “Hemos cubierto 100.000 euros y nos quedan otros 100.000. El proceso sigue abierto y la intención es conseguirlo. Seguimos pensando que el 51 por ciento del capital del club debe de ser de Alcoy. Hemos tenido posibilidades para vender y que la entidad quedara en otras manos pero los que seguimos siendo accionistas mayoritarios pensamos que este Alcoyano es viable en una categoría profesional con un capital mayoritariamente de aquí. Si Eibar, una ciudad con menos habitantes que Alcoy ha estado esta temporada cerca de entrar en Europa, porque no creer que lo podemos conseguir nosotros. No entiendo a la gente que va diciendo que al Alcoyano no le interesa subir de categoría. Solo por ser un club profesional tienes 7 millones de euros en concepto de derechos de televisión, el presupuesto de diez temporadas en Segunda B. Se han triplicado los ingresos con respecto a cuando nosotros estuvimos en Segunda. Encima se han impuesto una serie de controles para que nadie se vuelva loco con tanto dinero y cada club tiene un tope para gastar según una serie de parámetros que se imponen. Queramos o no, alargar la vida de un club como el Alcoyano pasa innegociablemente por subir de categoría. Una entidad como la nuestra necesita avanzar y adaptarse a los nuevos tiempos sin dejar de ser el Alcoyano y mantener una identidad propia”.

–Toca hablar de la cantera, el filial estuvo cerca de desaparecer la pasada temporada pero con el descenso del Alcoyano B a Primera Regional toda apunta a que no habrá equipo filial. – “No tiene razón de ser estando en Segunda B tener a un segundo equipo en Primera Regional. Si ya en Preferente era complicado, con más razón habiendo descendido. Queramos o no somos un club humilde que vive del primer equipo. Son 25.000 euros de gastos que vendrán muy bien para invertirlos en futbolistas para mejorar la plantilla. Llevo ocho temporadas al frente del club y en ese tiempo lo hemos intentado de todas las formas posibles. Se buscó traer jugadores de fuera, tampoco funcionó la fórmula. Es difícil formar futbolistas válidos para un equipo de Segunda B habiendo salido de regional. La experiencia me dice que todo jugador de la base que no salga proyectado hacia el primer equipo desde el juvenil al final acaba perdiéndose. El último ejemplo ha sido Ángel. Salió del juvenil, no del amateur. Vamos a tratar de firmar un convenio de filialidad con el Rayo Ibense y que jueguen allí aquellos futbolistas de la cantera que puedan tener cierta proyección para el primer equipo. La Tercera División puede ser un buen banco de pruebas”.

–Para acabar, no podemos acabar sin acercarnos al pensamiento que actualmente rodea al primer mandatario de la entidad blanquiazul sobre sus aspiraciones ante la nueva temporada que echará a andar el próximo día 10, con el inicio de la pretemporada. – “Mi pensamiento paso por creer que estamos capacitados para pelear por una de las cuatro primeras plazas. Siempre digo lo mismo, somos el Alcoyano y ello supone ser un equipo ganador pese a todos los condicionantes que tiene la entidad. Pensar en algo que no fuera acabar la próxima liga entre los cuatro primeros sería traicionar mis sentimientos y los de muchos alcoyanistas. Hemos puesto el contador a cero con la ilusión de conseguirlo. Todos nos quedamos con ganas de más en aquel partido contra el Cartagena. Además, soy un convencido de que el futuro y la viabilidad de esta entidad pasa por llevarlo al fútbol profesional. Querer subir a Segunda División no es un capricho de unos cuantos, sino que se ha convertido en una obligación en la que hay mucho en juego”.

El nostre ciutat