Actualizado:
25 septiembre 2017
18:15

‘La Cova de la Dona’ redescubierta en las Jornadas de Sostenibilidad

Ruta para todos los públicos
Comarca | 21-03-2017 | facebook yahoo twitter

La concejalía de Medio Ambiente de Muro organizó este fin de semana una excursión a la ‘Cova de la Dona’, dentro de la programación de las jornadas para la sostenibilidad. Según explicó, Eli Pérez, concejal de Medio Ambiente, “la Cova de la Dona’ ha sido siempre un lugar misterioso para el habitantes de Muro. Su nombre, su situación y su difícil acceso hicieron que la leyenda fuera creciendo. Pero su fama se vio incrementada en el año 1987 con la publicación del libro ‘Rondalles Mureres’ escrito por Joan Josep Pascual i Gisbert. En este libro su autor nos traslada a una historia de dragones, lucha por la supervivencia y secuestros”.

A partir de ese momento la cueva se convirtió en uno de lugar de peregrinaje para las excursiones infantiles, una costumbre que en la actualidad se ha perdido, según indica el concejal, “recuperar el conocimiento de este lugar para los mureros es uno de los motivos de incluir esta excursión a las Jornadas para la Sostenibilidad de este año. Estuvimos pensando en rutas que pudieran ser atractivas y para todos los públicos y la verdad es que ésta, con la aportación de Pere Corredor como arqueólogo, ha cumplido todas las expectativas”.

Esta cueva también fue un lugar de peregrinación para los pueblos ibéricos que habitaban la zona, ya que los indicios apuntan a que se trataba de una cueva santuario donde se realizaban varios ritos de iniciación y ofrendas a las deidades del momento. “Como hemos hecho nosotros hoy, los ritos se iniciaban con una excursión o procesión que era una de las partes más importantes de la ceremonia que concluía con la entrega de la ofrenda dentro de la cavidad” informó Pere Corredor, arqueólogo y guía de esta excursión.

Cabe destacar que la localización de la ‘Cova de la Dona’, en las proximidades de varios poblados y asentamientos ibéricos y las pocas hallazgos allí descubiertas hacen pensar a los estudiosos que ésta era su función temprana, función que compartiría con la ‘Cova del Moro’,que se encuentra a pocos kilómetros de distancia.

El nostre ciutat