Actualizado:
16 diciembre 2017
16:00

La corrosión causa el problema de los tirantes del Fernando Reig

Las filtraciones de agua han provocado la oxidación de algunos cables y se cambiará de técnica
Actualidad | 23-01-2017 | facebook yahoo twitter

La corrosión de los tensores de los tirantes del puente Fernando Reig ha sido el problema que han presentado y que ha obligado a su cambio. Según la información facilitada, cada tirante está formado por una treintena de cables de acero, de tensores, que se recubrieron de una película de hormigón para darles un mayor aislamiento. Sin embargo, a través de esta película se han producido algunas filtraciones de agua, que con el paso de los años han ido oxidando los cables y con ello se ha producido su corrosión, lo que provoca problemas y hace necesario su cambio.

Ahora, con los nuevos tirantes que se colocarán, los cables irán protegidos en mayor medida, cada uno de ellos con un revestimiento en un material que no permita la entrada de agua, a modo de funda –podríamos decir que similar a lo que son los cables de luz–. Al parecer, los 38 tirantes no se encontraban en mal estado, si bien el hecho de que el problema de la oxidación se haya detectado en más de uno hace pensar que en el futuro pueda alcanzar a otros tirantes, por lo que se ha tomado la decisión de sustituirlos todos.

El Ministerio de Fomento anunció el pasado lunes que iba a proceder a la sustitución de los 38 tirantes del puente Fernando Reig, una actuación que supondrá 13 meses de obras desde que se proceda a su adjudicación, por lo que se estima que el puente permanezca cerrado alrededor de dos años, teniendo en cuenta que lo está desde el pasado agosto, cuando se detectó la rotura de un tirante. Este puente fue inaugurado en abril de 1987.

La actuación de sustitución de los tirantes tiene un coste estimado de 7’2 millones de euros, a los que sumar los 1’5 millones de las reparaciones que ya se estaban realizando en el puente y los 800.000 euros de los trabajos de análisis, a cargo del Ministerio. Para llevar a cabo la sustitución de los tirantes se tendrán que disponer diez torres para soportar el tablero mientras se proceda al cambio.

Movilidad con otras obras

El hecho de que el cierre del puente Fernando Reig vaya para largo comporta que también los cambios en la circulación tengan que prolongarse muchos meses. Así, desde el gobierno municipal explican que es muy posible que las alternativas al Fernando Reig queden como están, si bien está previsto mantener una reunión en la que se aborde la movilidad en la ciudad en un sentido global, y teniendo en cuenta que mientras el Fernando Reig esté cerrado tendrán que empezar las obras de reurbanización del puente Sant Jordi y de la calle Entenza. Desde el departamento de Movilidad del Ayuntamiento se buscan soluciones a la circulación cuando empiecen estas obras.