Actualizado:
21 octubre 2017
01:00
Locos por... | 06-03-2017 | facebook yahoo twitter

‘La pequeña Traviata’ cumplió su objetivo

Las jornadas de ópera para jóvenes que trajo la Asociación de Amigos de la Música de la mano de la compañía Ópera Divertimento, iban a poner fin a su estancia en Alcoy en la mañana del viernes, usando como acto de clausura la representación de ‘La pequeña Traviata’, obra en la que iban a actuar algunos escolares de los colegios que han participado en la iniciativa.

“El teatro nos ayuda a las personas a establecer herramientas para sociabilizarse y soltarse en su día a día”. Con estas palabras introducía Miguel Ribagorda, Director de Arte de la compañía, ‘La pequeña Traviata’, una adaptación de la conocida ópera, que tiene el objetivo de llegar a los más jóvenes a través de la participación de los mismos en ella y de la introducción de ‘guiños’ cómicos al público. De esta forma, el viernes a las 12h daba inicio una entretenida ópera en la que la soprano Blanca Romero iba a encarnar a Violeta, el tenor Andoni Barañano a Alfredo, y el barítono Juan David aparecería como Jorge (el padre de Alfredo); y en la que el piano del Maestro Manuel Valencia pondría la música que guiaría a todos los actores y enamoraría a la sala.

A pesar de la actuación de todos estos artistas, los verdaderos protagonistas de la mañana iban a ser los diferentes escolares que participaron en la obra. Aparecieron en diferentes escenas, en todas ellas de manera coral. Nada más levantarse el telón, los jóvenes ya entraban en escena apareciendo en el brindis en el que Alfredo le declara su amor a Violeta, y en la cual, los escolares interpretaron una canción junto a los protagonistas (y en la cual participaron también los miembros del público). En las siguientes escenas que aparecieron, los jóvenes iban a gozar de actuaciones muy simbólicas, en las cuales representarían, primero una habitación y posteriormente un reloj que simbolizaba el paso del tiempo.

El objetivo inicial

El tenor Andoni Barañano, ha afirmado que “el objetivo inicial –que era acercar la ópera a los escolares para que la disfrutaran– se ha cumplido con creces”, y asegura que “principalmente se debe al éxito que tuvieron las jornadas realizadas en los institutos”, ya que afirma que en un principio, en algunos de ellos no quería participar en la representación ninguno de los alumnos, y después de las jornadas han tenido que aumentar incluso el número de participantes en la obra. “Al principio se les veía muy nervios, pero conforme han ido entrando en escena, se han ido soltando”, asegura Andoni, “al final estaban muy contentos, incluso me han abrazado, y eso es lo importante, porque significa que hemos llegado a ellos. Estoy seguro de que ninguno de los que se ha subido al escenario olvidará esto”.

Finalmente, Andoni ha querido “animar a todos los que les haya gustado a participar en grupos de teatro y a empezar a escuchar y ver ópera, pero con paciencia, con obras más cómicas como las de Mozart o Rossini; así empezarán a sentirla de verdad”.

El nostre ciutat