Actualizado:
23 mayo 2018
18:05

La recuperación del textil urge más mano de obra cualificada

No hay suficiente oferta de profesionales cualificados para satisfacer la actual demanda
Economía | 14-05-2018 | facebook yahoo twitter

El Instituto Tecnológico del Textil-Aitex trabaja en un proyecto para fomentar los estudios textiles entre los jóvenes. El origen de este proyecto radica en la necesidad que tienen las empresas del sector de nutrirse de mano de obra cualificada, algo que no está siendo posible en la actualidad, puesto que no hay suficientes alumnos para satisfacer la demanda existente.

Con este objetivo, Aitex organizó recientemente las primeras jornadas para profesores y orientadores de ESO, en la que participaron representantes de 21 centros formativos de la Comunidad Valenciana. La intención es reforzar la comunicación con colegios e institutos, para incentivar que los jóvenes cursen estudios relacionados con el ámbito del conocimiento textil.

En la jornada participaron representantes del sector textil, entre ellos, el secretario general de Ateval, Pepe Serna, que habló de las necesidades que están teniendo actualmente las empresas del sector, que debido a la recuperación económica necesitan incrementar sus plantillas con profesionales cualificados y no encuentran los trabajadores titulados que requieren, adaptados al perfil técnico que las empresas demandan.

En Alcoy y comarca, tanto el Campus de la UPV (Universitat Politècnica de València) como el IES Cotes Baixes, ofertan estudios reglados del ámbito del textil y no llegan a cubrir ni de lejos las plazas disponibles, por lo que les resulta imposible atender las necesidades de las empresas que les reclaman alumnos cada año.

INCORPORACIÓN DE TRABAJADORES

Actualmente el sector textil cuenta con más de 1.400 empresas en la Comunidad Valenciana, de las cuales un 35% están concentradas en las comarcas de l’Alcoià, el Comtat y la Vall d’Albaida. Un total de 23.188 personas –según datos facilitados por Aitex– se encuentran trabajando en el sector en todo el territorio, y el crecimiento anual de la plantilla es del 1,8%, lo que supone incorporar unos 400 trabajadores al año.

Las empresas textiles vienen mostrando la necesidad de hacer más atractivo el sector, para de este modo atraer a un público más joven, ya que sus plantillas están envejecidas y no existe posibilidad de relevo generacional. Hay que tener en cuenta que en este momento, el 28% de los trabajadores se encuentra en la franja de edad de entre los 50 y 64 años, por lo que se estima que el sector precisará de aproximadamente 6.500 trabajadores en los próximos diez años.

PERFILES FORMATIVOS QUE DEMANDAN

Los perfiles formativos que demandan las empresas del sector son, profesionales de formación profesional de ciclo medio como técnico en fabricación y ennoblecimiento de productos textiles, técnico de formación profesional de ciclo superior en laboratorio de análisis y control de la calidad, en mecatrónica industrial, en automatización y robótica industrial, en marketing y publicidad, en comercio internacional, en administración y finanzas. Así mismo, demandan profesionales de estudios superiores, grado universitario en ingeniería química, ingeniería informática, administración y dirección de empresas, ingeniería en diseño industrial y desarrollo de productos.

OPORTUNIDAD DE EMPLEO

El sector textil es un sector caracterizado por la innovación, que además demanda nuevos perfiles profesionales más tecnológicos. Asimismo, su fuerte apuesta por la internacionalización en los últimos tiempos, posiciona al sector textil como un sector puntero y aumenta la perspectiva de futuro. En este sentido, tanto por parte del empresariado como desde los centros docentes que imparten estudios relacionados, se hace hincapié en las oportunidades de empleo que el sector textil ofrece a los jóvenes en la actualidad.

Del lado de la formación profesional, existen varios centros en la comarca que ofertan ciclos de grado medio de la familia textil, como por ejemplo el ciclo de Fabricación y Ennoblecimiento de Productos Textiles en el IES Cotes Baixes de Alcoy; el ciclo de Confección y Moda que se imparte en el IES Serra Mariola (Muro); y el ciclo de Laboratorio de Análisis y Control de Calidad, que se puede cursar en el IES Pare Vitòria, también en Alcoy.

A ello se suman los estudios superiores. El Campus de Alcoy de la UPV (Universitat Politècnica de València) ofrece el Grado en Ingeniería en Diseño Industrial y Desarrollo de Productos, que facilita el acceso, además, al Máster Universitario en Ingeniería Textil, que se imparte de forma conjunta con Aitex. “El ámbito textil actual requiere de personas formadas, con capacidad para liderar las empresas y estructuras de investigación relacionadas con el sector, capaces de afrontar los retos de las nuevas competencias y potenciar el desarrollo de nuevos productos con el fin de ser competitivos en el renovado mercado textil. Los objetivos del Máster Universitario en Ingeniería Textil son, principalmente, formar profesionales capaces de proporcionar soluciones óptimas en todos los procesos que abarca la ingeniería textil”, destacan desde el Instituto Tecnológico.

Asimismo, el Campus dispone de un título propio denominado ‘Diploma de extensión universitaria en aplicaciones textiles –no precisa estudios de grado previos–, así como un programa de doctorado en Ingeniería Textil.

“Para mí lo más destacable es que no tenemos suficientes alumnos como para cubrir la demanda de las empresas”, recalca el profesor del Campus y director de la Cátedra Aitex de la UPV, Pablo Díaz. En cambio, “contamos con titulados trabajando en empresas como Grupo Tavex, Interfabrics, Textils Mora, Ubesol, Revert, Piel, Pertex, y otras firmas de alcance como Adolfo Dominguez, Massimo Dutti, Desigual, Sprinter, Mayoral, Airbus, así como en el Instituto Tecnológico Aitex”, indica Pablo Díaz, en referencia a las oportunidades laborales que brindan los estudios textiles en estos momentos.

Por su parte, Fernando Sansaloni, director del IES Cotes Baixes, recuerda que el ciclo que oferta el centro llegó a suprimirse por falta de alumnos y que fue recuperado a iniciativa de los empresarios, que estuvieron un tiempo reivindicándolo ante la administración autonómica, hasta que hace unos años se autorizó impartirlo de nuevo.

Sansaloni explica que este curso el ciclo cuenta con 12 alumnos matriculados, con lo que no alcanzan ni a cubrir la mitad de las plazas disponibles (30). Y como en el caso del Campus, Cotes Baixes tampoco da abasto para satisfacer la demanda de los empresarios que solicitan tanto alumnos en prácticas como trabajadores cualificados una vez completados los estudios.

El director señala que una de las ventajas del ciclo es que se imparte bajo la fórmula de la formación dual. La formación profesional dual es una modalidad de FP se realiza en régimen de alternancia entre el centro educativo y la empresa. La FP dual va más allá de los planes de prácticas tradicionales ya que, por un lado, las empresas imparten contenido formativo con valor curricular y, por otro lado, pueden adaptar el currículum académico a sus necesidades.

El nostre ciutat