Actualizado:
24 septiembre 2017
18:12

La unidad de Atestados de la Policía Local cumple 30 años de servicio

A lo largo de estos años han atendido infinidad de servicios, algunos de extrema dureza
Actualidad | 12-09-2017 | facebook yahoo twitter

La unidad de Atestados de la Policía Local de Alcoy ha cumplido 30 años prestando servicio. Fue el 8 de septiembre de 1987 cuando atendió sus primeros servicios, cuando instruyó los primeros atestados por accidentes de tráfico en el casco urbano, que tuvieron lugar en la calle Entenza y en la Avinguda d’Elx.

Hasta ese momento, aquellos accidentes que se saldaban con heridos pasaban a ser competencia del Cuerpo Nacional de Policía, si bien después de la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad 2/86 –que fija las funciones de cada cuerpo– y tras recibir las enseñanzas necesarias en la materia, la que entonces se denominaba Policía Municipal, y ahora Policía Local, asumía totalmente esta competencia e instruía los primeros atestados.

UNA ATENCIÓN DIRECTA

Un profesional que desde el primer momento ha estado vinculado a la unidad de Atestados y que es su coordinador es el oficial Amando Sáez, quien explica que dicha unidad asumió ya en su inicio las competencias en materia de atestados por accidentes de tráfico y alcohol, y desde hace alrededor de año y medio también asume las derivadas de temas de otras drogas.

Al preguntarle qué beneficios obtienen los ciudadanos de que la Policía Local cuente con una unidad de Atestados, señala que son “el poder contar con una atención más directa, facilitándoles explicaciones sobre sus derechos y obligaciones, y aportando protección al desprotegido. También trabajamos en la investigación de las causas de los accidentes para que, si procede, el Juzgado pueda delimitar las responsabilidades”.

Cumplir 30 años da para mucho y el coordinador de Atestados e Informes explica que “creo que hemos visto prácticamente de todo”, como también hace hincapié en que durante este tiempo “se ha evolucionado mucho, tanto a nivel técnico como humano, formativo y normativo”, lo que todo unido supone una mayor profesionalización de una unidad que hoy en día es imprescindible.

Se trata de una unidad especializada y con una docena de efectivos fijos, a los que se suman otros que van sustituyendo, y puede decirse que hay un elevado grado de vocación. Hay que tener en cuenta que se trata de una unidad que tiene que enfrentarse a situaciones muy duras, como es el atender un accidente en el casco urbano con víctimas graves o incluso fallecidos, hechos que deben comunicar a los familiares en caso de que no haya nadie próximo que pueda hacerlo. El oficial Amando Sáez ha vivido en primera persona esta dura situación y considera muy positivo el que se pudiera facilitar a los efectivos unas mayores directrices para comunicar este tipo de situaciones, que son de una dureza extrema. Imborrable queda en sus mentes ese 5 de enero de 2003, cuando la Policía Local era la responsable de acompañar al Rey Gaspar en la Cabalgata y mientras se desarrollaba este emotivo acto, que además ese año tenía un significado muy especial para ellos, atendían un accidente en el que falleció un compañero, Andrés Navarro. Unos momentos muy duros para todos ellos.

Añade que son muchas las veces en que hay un importante trabajo administrativo, que en ocasiones debe realizarse con inmediatez, “por lo que es prácticamente imposible estar pendiente del horario y del momento en que debería finalizar el turno, prolongándose mientras sea necesario”. Sin embargo, el hecho de vivir situaciones muy duras no es motivo para dejar de asegurar que “estar en esta unidad es muy gratificante, pues trabajamos para sacar el mayor beneficio para las personas perjudicadas”.

SIN PERFIL

Cuando en un accidente se requiere la presencia de la Policía Local, los efectivos de la unidad de Atestados acuden y redactan informe en función del incidente, como también tienen la delegación para practicar pruebas de alcoholemia y drogas. Desde un primer momento, hace 30 años, disponen de los equipos necesarios para las pruebas de alcoholemia, y desde hace alrededor de año y medio también practican las vinculadas con otras drogas, existiendo una unidad canina con la que pueden trabajar conjuntamente. Además de las pruebas que pueden practicarse en caso de accidente, también se realizan controles preventivos, sumándose a diferentes campañas de la Dirección General de Tráfico, a la vez que el alcalde tiene delegada en el jefe de la Policía Local la potestad de convocar aquellos controles que se estime oportunos.

La experiencia del responsable de Atestados, y que también apuntan diferentes estudios, es que tanto en alcohol como en drogas no existe un perfil y los positivos abarcan a un amplio abanico de edades y condiciones, como también pueden detectarse positivos en diferentes momentos del día y durante toda la semana. Únicamente puede apuntarse que en drogas es posible que se detecte un mayor consumo en hombres que en mujeres, apareciendo el cannabis y la cocaína a la cabeza en consumo, siguiendo la tendencia que existe a nivel nacional.

IMPORTANTE EDUCACIÓN VIAL

En relación a las drogas y el alcohol, considera que la prevención y la información es fundamental para evitar el consumo y las consecuencias negativas que se derivan del mismo, como también hace hincapié el oficial en la reducción de la velocidad, pues remarca que es un factor que influye en muchos accidentes.

El responsable de la unidad hace hincapié en el importante papel que se realiza desde la Policía Local en cuanto a educación vial, con un grupo que a lo largo del año llega a diferentes centros educativos alcoyanos e imparte seguridad vial, tanto a nivel teórico como práctico, como también se dan charlas sobre el alcohol y otras drogas, asistiendo la unidad canina a aquellos centros que solicitan su presencia.

Tres décadas en la unidad de Atestados son suficientes para poder afirmar que la concienciación y la prevención son fundamentales para evitar accidentes. Claro está que hay accidentes que son imposibles de evitar, pero sí considera que una conducción atenta, rebajar los límites de velocidad, y cero alcohol y drogas al volante puede dar resultados positivos.

El nostre ciutat